Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Postergan juicio por narcotráfico

El juez Sexto Penal de Juicio de Managua, Napoleón Sánchez, reprogramó para el 22 de febrero el juicio oral y público para Róger José Rodríguez, Gerardo Giovanni Cabezas, Horacio Álvarez, y los guatemaltecos Erick Chacón y Álvaro Rodolfo Olivas. Todos ellos fueron acusados por la presunta coautoría del delito de transporte ilegal de mil kilos de cocaína que iban a ser trasladados fuera de Managua, camuflados en cien quintales de queso. Esto ocurrió en diciembre. El juicio se suspendió ayer porque dos de los acusados cambiaron de abogado a última hora, pero además porque faltaba celebrar la audiencia preparatoria del juicio y había problemas de tiempo por la agenda del juzgado.

2007 días de cárcel para ex policías

El juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, condenó a cinco años y medio (2007 días) de cárcel a los ex policías Salomón del Río Palacios Pérez y Carlos Humberto Latino Flores, quienes fueron declarados culpables, por un jurado, de la autoría del delito de robo con intimidación en perjuicio del taxista Carlos Guzmán y del pasajero Douglas Sirias, a quienes despojaron de 700 córdobas, un par de lentes y un reloj. Esto ocurrió el año pasado en las cercanías de El Arbolito. Durante el juicio, las defensas alegaron que sus defendidos actuaron bajo la influencia del licor. El juez explicó que impuso a los acusados una pena media tomando en cuenta los atenuantes y agravantes, que en este caso eran haber actuado de noche mediante el uso de arma de fuego, pero lo que más pesó fue el hecho de que por ser policías tenían mayores obligaciones para con la sociedad a la que deben de proteger de la delincuencia. Valga decir que la pena para este delito es de tres a ocho años.

Quejas contra juez

Entre 2006 y lo que va de 2007, la abogada Helga Auxiliadora Asher interpuso cuatro quejas contra el juez Néstor Castillo Vanegas porque éste autorizó que su contraparte fotocopiara varios pasajes de la demanda de reforma de la relación padre e hijo promovida por su mandante, Oscar Portocarrero Quintanilla, antes de que le dieran intervención de ley para contestar la demanda. También alega que éste ha incurrido en retardación de justicia al no decretar el apremio corporal en contra del gerente de una empresa distribuidora de vehículos que no le ha reemplazado el automóvil que en mal estado le vendieron a Luis Manuel Vílchez. El juez Néstor Castillo Vanegas explicó que si autorizó que la contraparte de Asher en el juicio sacara fotocopias del expediente fue porque los juicios son públicos para las partes y éstas tienen derecho a certificaciones. “Lo que pasa es que ella escribió un poco de cosas ahí y no sé si estará arrepentida de haberlas dicho, pero ahora ella está contra mí, y dice que no puedo dar certificación, pero los juicios son públicos”, reiteró.