Sucesos

Sucesos departamentales


Motociclista perece al estrellarse
Yelba Tablada / EL CORAL, CHONTALES
El exceso de velocidad y el estado de ebriedad se combinaron para llevar a la tumba al motociclista Alfredo Anastasio Báez Aguilar, de 55 años, quien se estrelló en un muro de contención metálico ubicado en el kilómetro 242 de la carretera Juigalpa-Nueva Guinea.
La tragedia se registró cerca del municipio de El Coral, cuando el infortunado circulaba de norte a sur en su moto Súper RC, azul, matrícula CT 0762, y al pasar por el kilómetro 242 impactó en el muro metálico. Báez Aguilar perdió el control y sobre el pavimento se arrastró hasta dar varias volteretas en un pequeño abismo.
Producto de los contundentes golpes en la cabeza y resto del cuerpo, murió al instante. Minutos después de la tragedia, el conductor de un vehículo particular observó que un hombre estaba tirado a la orilla del barranco, por lo que de inmediato le dio aviso a las autoridades del orden público del municipio de El Coral.
Los uniformados se trasladaron al lugar indicado por la fuente, y rescataron el cuerpo sin vida de Báez Aguilar. Después que el cadáver fue examinado por el médico forense de El Coral y entregado a sus familiares.

Estafadores operaban en Juigalpa y Managua
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
En el retén policial de Las Lajitas, agentes del orden público capturaron a Marvin Iván Díaz Argüello, de 26 años, y a Francisco Manuel Velásquez García, de 23, por ser los presuntos autores del delito de estafa en perjuicio de una comerciante de Santo Tomás, a quien le quitaron, bajo engaño, 500 dólares y 400 córdobas en efectivo. De acuerdo con la denuncia interpuesta en el Distrito Seis de la Policía de Managua, la comerciante, de apellido Orozco, caminaba tranquilamente por la terminal de buses del Mayoreo, cuando fue interceptada por los estafadores, que le solicitaron les fuera a cambiar dos mil dólares.
La mujer aceptó el negocio y se dirigió a hacer efectivo el cambio de los dólares a moneda nacional, pero rápidamente descubrió que había sido estafada, y por supuesto, al regresar al lugar, Marvin Iván y Francisco Manuel ya no estaban en la terminal de buses. Con el rostro entristecido, la comerciante, oriunda de Santo Tomás, abordó una unidad de transporte colectivo para trasladarse a su lugar de origen, pero se sorprendió al ver a los delincuentes que viajaban en el mismo bus.
Orozco llamó al puesto de mando de la Policía de Juigalpa, y alertó a los uniformados de la presencia de los timadores, que en el retén de Las Lajitas fueron capturados. El subcomisionado Ricardo Hernández, jefe en funciones de Auxilio Judicial de la Policía de Chontales, informó que estos elementos son integrantes de una red de estafadores que opera en Managua y Juigalpa.
Los detenidos por el delito de estafa fueron trasladados al Distrito Seis de la Policía minutos después de su captura en Juigalpa.

Taxista agredido y asaltado
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Con heridas en la mano derecha y en el rostro resultó el taxista Rubén Alcibíades Ramírez Flores, de 61 años, conocido cariñosamente como “Tila”, después de que dos sujetos desconocidos lo despojaron de todas sus pertenencias, frente al taller de mecánica de Tito Rojas.
Ramírez Flores trabajaba en su taxi Hyundai, y al pasar por una calle de Juigalpa, dos elementos desconocidos le hicieron parada y le solicitaron los trasladara al restaurante “Brisas y Vientos de Amerrisque”, situado en el kilómetro 144 de la carretera a El Rama.
El obrero del volante llegó a un arreglo con los clientes y se desplazó al lugar mencionado, pero al pasar frente al taller de Tito Rojas, uno de los delincuentes sacó un puñal y se lo colocó en el cuello, para enseguida decirle que se trataba de un asalto.
Al neutralizar a “Tila”, los antisociales le ordenaron que entregara todo, pero el taxista se resistía al despojo y protagonizó una riña con los asaltantes, que le hicieron dos heridas: una en la mano derecha y la segunda en la cara. Al final los desconocidos se salieron con las suyas y le quitaron al lesionado la suma de 250 córdobas y un reloj, y se dieron a la fuga.
Rubén Alcibíades, después de la agresión, se trasladó a la estación de Policía de Juigalpa, donde interpuso formal denuncia, obligando a los uniformados a desplazar una guardia operativa, que no logró dar con el paradero de los autores de este nuevo robo con intimidación.