Sucesos

Saña innecesaria con soldador

* La víctima fue pateada por desconocidos, quienes le dejaron caer una piedra en la cabeza e intentaron quemarlo * Familiares señalan a “Michael” y a tres adolescentes como quienes le segaron la vida a su pariente

Tania Sirias

De múltiples pedradas y patadas fue asesinado a eso de las dos de la mañana de ayer, Santos José López Hernández, de 30 años, y como si fuese poco sus verdugos intentaron quemar su cuerpo.
Los familiares señalan como el autor de este horrendo crimen a un sujeto al que sólo identificaron como Michael, alias “El Tule”, quien interceptó a la víctima cuando cruzaba el puente que divide los barrios San Judas y “Carlos Fonseca Amador”.
Su mamá, Margarita Hernández, no entiende por qué “El Tule”, en compañía de tres menores de edad, acabaron con la existencia de su hijo mayor. “No les bastó con patearlo, sino que le desfiguraron el rostro a pedradas y luego quemaron un costado de su cuerpo”, dijeron indignados los familiares.
López Hernández fue llevado en estado agónico al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde falleció minutos más tarde a causa de un severo trauma craneal y un contundente golpe que le sacó el ojo izquierdo, producto de la piedra que le dejaron caer en la cavidad craneal.
Infortunado había sido amenazado de muerte
Algunos testigos, que no fueron identificados por la Policía, aseguraron que Santos José fue interceptado por sus victimarios en el puente, y al pedirle que les entregara el dinero que andaba, se opuso, por lo que fue atacado a pedradas, y cuando cayó al suelo lo remataron a patadas.
“A mi hijo ya lo habían amenazado, él trabajaba como soldador, y siempre que se los encontraba le pedían dinero para consumir licor. Hace dos meses Santos les dijo que no tenía reales, y ese asesino --‘El Tule’-- le dijo que quien lo mataba era él, y así lo hizo”, dijo la desconsolada madre.
Según versiones de los familiares, cuando efectivos policiales del Distrito III detuvieron a “Michael”, éste presentaba manchas de sangre en las manos, además de hollín, que coincide con el hecho de que pretendían quemar el cuerpo.
“Donde encontraron a Santos José también había manchas de sangre, y era evidente que el asesino andaba zapatos deportivos, lo que coincide con los del delincuente”, dijo Hernández.
“Si mi hijo fuera un delincuente, ni siquiera me hubiese tomado la molestia de poner la denuncia, pero era un buen hombre que no se metía con nadie, y por eso exigimos justicia”, dijo la apesarada madre.
Margarita Hernández pide que se haga justicia, pues “El Tule” es un delincuente reconocido de la zona, quien posee un largo historial delictivo, y quien, además, tenía casa por cárcel por el delito de lesiones. “También ha estado preso por robo de alambre telefónico y robo con violencia. Es el azote de San Judas”, expresó.
Versión policial
El subcomisionado Félix Villarreal, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de la Estación III, informó que el hecho sangriento ocurrió a las dos de la madrugada de ayer, cuando la víctima regresaba a su vivienda, luego que ingirió licor en una gallera.
Las investigaciones determinan que el infortunado se encontró con un grupo de personas, quienes al verlo en estado de ebriedad lo patearon sin piedad, y luego le dejaron caer una piedra en la cabeza
“Hasta el momento investigamos a cuatro ciudadanos que estaban en los alrededores de la escena del crimen. Tampoco tenemos el dictamen preliminar del médico forense”, indicó Villarreal.
Asimismo, algunas entrevistas que se hicieron con los vecinos coinciden en que sólo escucharon las correderas de los verdugos, no así los lamentos del infortunado.
El hecho se registró del supermercado Palí de San Judas, dos cuadras al este, una cuadra al sur.