Sucesos

Investigan a ocho policías por muerte de sospechoso

* Mártir Trujillo sembraba el terror en comarcas de Comalapa, por al menos diez asesinatos, y se dice que convivía con su hermana

Yelba Tablada

COMALAPA, CHONTALES
Bajo investigación se encuentran ocho agentes de las Tropas Especiales de la Policía de Chontales que fulminaron a Mártir Trujillo Romero, un peligroso criminal que sembraba el terror en las comunidades de Jicotepe, Santa Clara y Gigantillo, ubicadas en el municipio de Comalapa.
Trujillo Romero era buscado por la Policía de Chontales por más de diez asesinatos y un sinnúmero de lesiones graves cometidas en esas comunidades, donde se había “ganado el respeto” de los lugareños.
El más buscado en una década
Este criminal era uno de los más buscados por las autoridades del orden público en los últimos diez años, sin embargo, en tres ocasiones logró escapar a la hora en que los uniformados intentaban capturarlo.
Los agentes designados para hacer efectiva una orden de captura extendida por la juez de Distrito de Audiencias de Juigalpa, se trasladaron a la zona y al pasar por el cerro El Orégano, Mártir Trujillo Romero detectó la presencia de los uniformados y se lanzó en su contra, machete en mano.
El sospechoso alcanzó a un policía y le asestó tres filazos que, gracias a Dios, rozaron en el fusil del agente.
El criminal que se resistía a su captura, no acató el alto y los uniformados abrieron fuego para detenerlo, por lo que un balazo le penetró en el costado derecho, provocándole la muerte al instante.
El vocero de la Policía de Chontales, subcomisionado Edgar Gutiérrez Ruiz, señaló que la principal demanda de los pobladores de esas comunidades era la detención de este sujeto, porque se sentían amenazados por el ahora occiso, quien se escondía en la zona bajo la protección de su familia, además se dice que la mujer de Mártir Trujillo Romero era su propia hermana.
Según comarqueños, aunque los policías sean investigados, lo más probable es que los exoneren, porque el sujeto que murió era un súper delincuente que azotaba la zona.