Sucesos

48 días para acumular pruebas de parricidio

* Acusado de matar a su mujer adolescente enfrentará juicio el 20 de marzo

Lizbeth García

Un total de 48 días “a la sombra” estará Juan Alejandro Enríquez antes de que su defensa pueda presentar en el juicio oral y público, programado para el 20 de marzo, las pruebas que supuestamente corroborarán que no hubo dolo en el actuar del supuesto parricida, quien ayer fue “recibido” y “despedido” en el juzgado por una muchedumbre que llegó cargando carteles para pedir justicia y gritarle en su cara “¡asesino!”.
Pero mientras tanto, el acusado se mantendrá en prisión preventiva por decisión de la juez Marta Lorena Martínez, que no encontró elementos para cambiarle la medida cautelar por una menos gravosa, como lo estaba solicitando la defensa, Miguel Pilarte, quien esperaba que le concedieran el arresto domiciliar porque es la primera vez que su cliente está preso.
Enríquez está acusado del parricidio de su mujer, Adriana Obando Zapata, de 16 años, quien falleció por hemorragia severa provocada por herida en el abdomen, sitio de donde los médicos le sacaron 13 pedazos de vidrio.
La acusación establece que la pareja estaba peleando el día de los hechos y que él supuestamente le clavó un trozo de vidrio en el estómago a la muchacha.
Durante la audiencia inicial, Perla Damaris Zapata pidió la pena máxima para el acusado, diciendo que éste no tenía derecho a matar a su hermana y mucho menos dejar a la pequeña niña que ambos procrearon, Celsi Enríquez Zapata, en la orfandad.
Carolina Albertina Mora reveló que cuando Adriana Obando Zapata se unió en matrimonio con Juan Alejandro, fue otra de sus hermanas la que dio la autorización para el matrimonio, dado que “el mal ya estaba hecho”, porque Juan Alejandro se la había “robado” del colegio. Adriana Obando cursó hasta el segundo año del ciclo básico.