Sucesos

Parricidio con víctima adolescente

* Hombre de 23 años asesinó con un pedazo de vidrio a su compañera de 17 años

Ernesto García

Sin compasión, Juan Alejandro Enríquez Hernández, de 23 años, mató a su compañera de vida, Adriana del Carmen Obando Zapata, de 17 años, en una casa del barrio El Rodeo, la tarde del pasado sábado.
El acto de salvajismo doméstico se produjo la tarde del sábado, cuando Enríquez, en estado de ebriedad, le perforó las vísceras a su adolescente compañera de vida con un pedazo de vidrio.
Perla Zapata, hermana de la víctima, dijo que el pedazo de cristal lo tomó Enríquez del espejo que la pareja tenía en el cuarto, luego de golpearlo a puño cerrado.
Adriana del Carmen, la menor de 11 hermanos, también tenía señas de estrangulamiento, indicó Perla, quien al igual que toda su familia exige que caiga todo el peso de la ley a Juan Alejandro, el que fue capturado por la Policía en el Hospital Alemán Nicaragüense.
La joven, quien deja en la orfandad a una niña de nueve meses, durante los dos años y medio de convivencia con Juan Alejandro estuvo sometida a constantes actos de violencia, revelaron sus hermanas.
A la hora del pleito marital, en la casa sólo estaba la señora Zoraida Rodríguez, madre de Juan Alejandro, quien aunque al inicio trató de intervenir, no pudo hacer nada por contener a su hijo, quien ahora enfrenta cargos por parricidio.
Historia de violencia doméstica
Perla Zapata, quien denunció la muerte de su hermana en la Estación Seis de Policía, manifestó que cuando estaban en el Hospital Alemán Nicaragüense, donde expiró Adriana, su cuñado Juan Alejandro ni siquiera les quería “dar la cara”.
“Él nos mandaba razones con otro hombre que andaba con él, que él no lo quiso hacer (matar a Adriana), pero yo le mandé a decir que era con él con quien teníamos que hablar, porque él era su marido”, relató la atribulada hermana de la víctima.
Sobre cómo sucedieron los hechos en la casa de los suegros de Adriana, y del maltrato del cual supuestamente fue víctima, los familiares de Juan Alejandro se negaron a dar su versión, alegando que están abatidos por el drama familiar que ahora viven.