Sucesos

Empeñaron su libertad por 6,230 córdobas

* La peor huida de la historia llevó a la cárcel a dos muchachos que tras atraco en “Se Empeña”, se cayeron de la moto

Lizbeth García

Los miembros de un jurado de conciencia decidirán el próximo 27 de febrero si Rolando José López Zapata y Norman Ortega Narváez son o no culpables de robo con intimidación en perjuicio de Aída María Téllez, representante de “Se Empeña”, empresa que el pasado 30 de diciembre fue objeto de un atraco armado que le deparó pérdidas hasta por 6,230.58 córdobas.
Para mientras llega el día del juicio, los acusados permanecerán con su libertad “empeñada”, porque la Juez Segundo Penal de Audiencias, María Ugarte, decidió mantener a los dos acusados en prisión, medida que les dictó el primero de enero, cuando celebró la audiencia preliminar del juicio.
La acusación revela que los hechos ocurrieron el 30 de diciembre en Villa Progreso, cuando los dos acusados llegaron a bordo de dos motos a “Se Empeña” e ingresaron con armas de fuego. Norman, aparentemente, intimidó al vigilante del local colocándole un arma en las costillas, lo despojó de la escopeta calibre 12 y gritó el clásico: “¡Esto es un asalto!”, para pasarle un arma al otro acusado y que mantuviera intimidado sobre el piso al guarda de seguridad.
Luego Norman rompió el vidrio de la oficina de caja e hizo varios disparos para apoderarse del dinero.
Después los dos hechores se fueron, pero en la huida cometieron la torpeza de subirse con todo y motos sobre una acera de regular altura, lo que hizo que se cayeran y tuvieran que huir a pie; esto permitió que fueran capturados cuando estaban escondidos dentro de una casa ajena, pero no les ocuparon el dinero ni el revólver calibre 33 que andaban, el cual fue encontrado en la letrina de la vivienda de la señora Norma Duarte, donde también estaba la escopeta del vigilante Luis Emilio Herdocia.
Ervin Antonio Cuadra adelantó que durante el juicio oral probará la no culpabilidad de sus patrocinados, cuyos derechos humanos fueron vulnerados por las autoridades del Distrito Seis de Policía, porque según denunció, “los sacan a interrogar a media noche” y los amenazan con propinarles un tiro en la espalda si deciden huir.