Sucesos

¡Por fin atraparon a un estafador!


Máximo Rugama

ESTELÍ

Como parte de la efectividad del trabajo de la Policía, en menos de una hora miembros de la entidad del orden capturaron a un avispado estafador, quien poniendo en práctica una serie de trucos, despojó de una fuerte cantidad de dinero a un incauto poblador.
El individuo fue identificado por las autoridades policiales como Ramiro Antonio Aguilera Hernández, quien al parecer tiene antecedentes delictivos de este tipo.
El subcomisionado Roberto José Gómez, jefe de la Secretaría Ejecutiva de la Policía esteliana, informó que el ciudadano Oscar José Talavera es el afectado por la estafa ejecutada por el malandrín.
Talavera se introdujo a una farmacia, mientras su madre lo esperaba en la acera de ese local, y al regresar de comprar un medicamento que necesitaba, encontró a Ramiro Antonio, quien estaba conversando animadamente con la anciana, a quien con facilidad la hizo entrar en plática.
Supuestamente el presunto estafador dijo a Oscar José y a su progenitora que no compraran medicamentos en tal farmacia, porque en ese local vendían los fármacos a precios elevados.
Al entrar en aparente confianza con ambos, aseguró que conocía al padre de Talavera, y que por lo tanto luego los llevaría a la casa donde vivía y que le regalaría un par de botas militares.
El estafador hasta les aseveró que era miembro de la Policía y que estaba ubicado en la delegación municipal de Condega, y que también les regalaría un lote de medicamentos, de los que recibía de la clínica de la entidad de seguridad pública.
Ramiro Antonio dijo a los afectados que les prestaran una fuerte suma de dinero y que en breves minutos regresaría a pagarles, porque sólo iba a una cuadra de distancia.
No obstante, los dos incautos esperaron durante una hora en el lugar y el maleante no apareció. Al reaccionar y comprender que se trataba de una estafa, se presentaron a la delegación policial para interponer oficialmente la denuncia.
Una patrulla de la Policía esteliana, junto a varios investigadores, se movilizó por la ciudad en busca del maleante, y no corrió lejos, ya que fue sorprendido en el momento que compraba productos con el dinero que había obtenido con la estafa.