Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Asaltantes en rebeldía
Si William Manuel Porta, de 38 años, Jason Daniel Vanegas, de 18, y Manuel de Jesús Chacón, de 23, no se presentan a justificar por qué no acudieron a la audiencia inicial del juicio que se les sigue en el Juzgado Octavo Penal de Audiencias, por robo con intimidación en perjuicio de Nora Gutiérrez Altamirano, de 20 años, podrían ser declarados en rebeldía, aunque aún tienen una segunda oportunidad para ser citados. El robo que les achacan a los tres hombres ocurrió el 26 de diciembre, a las tres de la tarde, dentro de un bus de la ruta 6, a la altura del Instituto “Gaspar García Laviana”, cerca de “La Ceibita”, cuando Vanegas se sentó junto a la muchacha, quien sintió miedo y se fue para el fondo a sentarse a otro asiento, pero Porta --quien iba armado de un machete--, se le sentó a la par y le colocó el arma en el cuello, mientras la conminaba a entregarle tres anillos de oro valorados en 1,500 córdobas. Vanegas, mientras tanto, la amenazaba con matarla, por lo que le colocó un punzón sobre las costillas del lado derecho. Pese a que estaban armados, los pasajeros del bus ayudaron a la muchacha y capturaron a los sospechosos, que lograron su libertad en la audiencia preliminar, pero éstos no se volvieron a presentar al tribunal ni para firmar su ficha de control de procesado.
¿Empleada doméstica
o esclava sexual?
La Fiscalía apeló de la resolución que el juez Segundo Penal de Audiencias emitió ordenando la libertad de Danny Francisco García Rivas, de 21 años, quien fue acusado de la supuesta autoría de violación en perjuicio de su empleada doméstica de la misma edad, a quien el 21 de diciembre la mandó a limpiar su cuarto, pero cuando estuvo ahí, la tomó por detrás, le inmovilizó los brazos y las piernas a golpes, le quitó la ropa y presuntamente la violó. Los hechos ocurrieron en una vivienda del barrio “Rubén Darío”, sitio donde un día antes, el 20 de diciembre, el acusado quiso tomar a la empleada, pero como llegó un niño e hizo ruido, el varón salió del cuarto para luego disculparse con la muchacha, diciéndole que todo había sido una broma que finalmente se tornó en realidad. La autoridad judicial liberó al acusado porque la Policía allanó la vivienda del mismo y lo capturó sin orden de captura, lo que la Fiscalía cuestiona, pero sí señalaron que las otras pruebas sí eran legales.
Ahora nadie lo mató
Pese a que Max Freddy García está muerto y enterrado desde septiembre del año pasado, cuando falleció producto de los tubazos que le propinaron en varias partes del cuerpo, ahora resulta que nadie es culpable de nada o al menos eso dejó establecido el fallo que la semana pasada emitió un juez Penal Especial para Adolescentes, al relevar de toda responsabilidad penal a Rolando José Masís Daniwan, quien fue acusado por la co-autoría del homicidio. Por ese mismo crimen también fue acusado Caín Masís Daniwan junto a otros miembros de su familia, pero ninguno está preso, porque pese a que tienen orden de captura, la Policía no los ha arrestado. Los familiares de la víctima dieron a conocer que la Fiscalía les informó que podían apelar del fallo, pero aún no lo han hecho.