Sucesos

Delinquiendo y con arresto domiciliar

* “El Kike” estaba bajo dos procesos, por lo que la Policía se sorprende al encontrarlo robando en una casa de empeño

Ernesto García

La medida precautelar del arresto domiciliar creada con el Código Procesal Penal, puesto en vigencia hace pocos años, podría estarse convirtiendo en una puerta hacia la impunidad.
Así lo demuestra el caso de Rolando José López Zapata, alias “El Kike”, quien pese a que supuestamente permanecía bajo arresto domiciliar, fue capturado por la Policía después de robar en una casa de empeño en Villa Progreso, el pasado 30 de diciembre.
“El Kike”, a quien los jueces de los juzgados Séptimo Local del Crimen y Cuarto Penal de Audiencia le otorgaron meses atrás la casa por cárcel, como comúnmente se le conoce al arresto domiciliar, fue arrestado junto a Norlan Antonio Ortega Narváez después de robar en la casa de empeño “Se Empeña”.
En ese robo, “El Kike” y su compinche se llevaron 6,100 córdobas, y fueron capturados por la Policía tras una ardua persecución, según la acusación presentada por la Fiscalía en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias.
El jefe de Distrito Seis de Policía, comisionado Fernando Borge, dijo que “El Kike” fue capturado junto a Ortega cuando pretendían esconderse en la casa de otro reconocido delincuente, apodado “Toño Cobra”.
“‘El Kike’ había estado preso junto con ‘Toño Cobra’, pero por razones que nosotros desconocemos estaba libre”, comentó el comisionado Borge.
Rolando López Zapata, quien fue llevado a los juzgados el primer día del año, donde recibió como regalo de Año Nuevo la prisión preventiva, al ingresar al recinto judicial hizo gala de gestos y lenguaje obscenos contra nuestro reportero gráfico. A las expresiones obscenas de “El Kike”, se sumaron dos simpáticas jóvenes, quienes quien supuestamente son familiares de éste.