Sucesos

Tres meses después lo encontraron muerto

* Un niño y un bebedor también perdieron la vida

Francisco Mendoza

MATAGALPA
La Policía Nacional encontró el cadáver de un ciudadano que hacía tres meses había sido reportado como desaparecido, y que se encontraba a unos 150 metros de las instalaciones del Hospital Regional “César Amador Molina”, de esta ciudad.
Los restos pertenecían al ciudadano Feliciano del Carmen Castro Otero, de 59 años, quien había desaparecido desde el 15 de octubre y sus familiares lo habían buscado por todas partes, pero el esfuerzo fue en vano, hasta que las autoridades, apoyadas por la población, encontraron los restos este jueves, en las cercanías del centro asistencial.
Los restos fueron reconocidos por su esposa, Perfecta Pérez, y su hijo, Isaac Castro, por la ropa que andaba puesta el día que salió de su casa, a realizar unas diligencias, pero ya no regresó. Hasta el momento se desconocen las causas del deceso de Castro, por lo que sus restos fueron trasladados a la clínica forense, para determinar las causas de su fallecimiento.
Hasta el momento, la Policía descarta que el móvil del deceso del ciudadano, en caso que fuera asesinado, haya sido el robo, debido a que junto al cadáver estaba una cartera con mil quinientos córdobas, treinta dólares y cien colones, por lo que serán las investigaciones realizadas junto al forense las que determinen las causas de la muerte de Feliciano.
Muere “Managua”
Asimismo, se conoció que “Managua” perdió la vida “adorando a Baco”. El infortunado fue encontrado en las primeras horas de la mañana sin vida en el bario Guanuca, de esta ciudad, según la información brindada por el subcomisionado Gregorio Pineda, jefe de la Oficina de Relaciones Públicas de la Policía departamental.
El cuerpo del infortunado ciudadano, que sólo fue identificado con el alias de “Managua”, fue encontrado sin vida a las seis de la mañana por ciudadanos que se dirigían a sus labores cotidianas, frente a la Distribuidora “Mayra”, por lo que dieron aviso a las autoridades policiales, quienes se presentaron con un forense para realizar las investigaciones respectivas.
El forense, después de examinar el cadáver, determinó que “Managua” murió por intoxicación alcohólica, por lo que también se descarta que haya habido mano criminal en su deceso.
Por una gorra
También se conoció que en el kilómetro 183 de la carretera Matagalpa-León, perdió la vida el menor Gerald Mendoza, de 11 años, quien viajaba en la tina de la camioneta Toyota, placas MT 01083, conducida por Manuel Meza, que circulaba de norte a sur.
El informe policial señala que al menor el viento le quitó una gorra, y antes que la camioneta se detuviera, se lanzó del vehículo, pero el conductor también maniobró de retroceso, y en el momento que el menor levantaba la gorra, una de las llantas traseras le pasó por la cabeza.
Aún con vida, el niño fue trasladado al hospital de La Trinidad, pero todo el esfuerzo fue en vano debido a que falleció antes de llegar al centro asistencial. El conductor de la camioneta, que es familiar del menor, quedó en libertad debido a que los dolientes, a través de una declaración jurada, lo exculparon.