Sucesos

“El Caballito” a juicio por crimen homosexual

* Juez lo pone en prisión preventiva porque fue detenido dentro del término de ley, tras el hallazgo del cadáver de su víctima

Lizbeth García

Cuarenta y seis días de cárcel deberá cumplir Manuel Salvador Ramírez Muñoz, de 23 años, alias “El Caballito”, antes de que un jurado de conciencia decida si es culpable o no, “por amor”, del homicidio de Jairo Rafael Calderón Mora, de 19 años, quien falleció en medio de una reyerta con ribetes homosexuales.
El principal testigo clave que tiene la Fiscalía para probar durante el juicio oral, programado para el 20 de febrero, que el móvil del crimen es “amoroso”, es Julio César Mejía, quien es el hombre por el cual aparentemente discutieron víctima y victimario.
Ayer, la juez suplente Sexto Penal de Audiencias, María Mercedes Rocha, admitió todas las pruebas que la fiscal Sobeida Manzanares ofreció para ir a juicio, y decidió mantener al acusado en prisión, pese a que la defensa, Pedro Alonso, promovió un incidente de nulidad de todos los actos procesales derivados de la captura de su cliente, porque según él, la Policía aprehendió a su patrocinado sin la debida autorización judicial.
Captura en tiempo justo
Alonso explicó que si el crimen ocurrió el 25 de diciembre y su cliente fue detenido hasta el 27, con una orden emitida por el jefe de la Estación Uno de Ciudad Sandino, la Policía necesitaba una orden judicial, porque sin ella la detención era ilegal.
Sin embargo, la fiscal Manzanares le recordó a la defensa que la Policía tiene facultades para ordenar la captura de las personas bajo investigación dentro de las doce horas posteriores al crimen, y en este caso, la institución conoció del crimen hasta el 26 de diciembre a las siete de la noche, cuando el cuerpo en descomposición de Jairo Rafael Calderón Mora apareció en una zona montañosa y arenosa en Ciudad Sandino.
La juez Rocha le dio la razón a la Fiscalía al no dar lugar al incidente de nulidad promovido por la defensa, que además alegaba que el intercambio de información y pruebas no cumplía con las formalidades de ley porque los testigos no estaban identificados con su respectiva cédula de identidad, ni el intercambio de información y pruebas aclaraba por ejemplo, qué hizo el testigo clave para denunciar el hecho que alega presenció.
Según ese testigo, la madrugada del 25 de diciembre, él pasó por donde estaba Manuel y Jairo. Éste último lo llamó y le pidió a Julio que sostuvieran relaciones sexuales, propuesta que el aludido aceptó.
Después, Calderón y Mejía se fueron a buscar el sitio propicio. Ramírez Muñoz los siguió, porque también quería sexo, pero la víctima le dijo que Julio era únicamente para él, por lo que éste lo atacó con una piedra, propinándole cinco golpes en la cabeza.
La forense Ernestina Cuadra determinó que la víctima falleció por contusión pulmonar y encefálica por politraumatismo contuso contundente.