Sucesos

Millones a salvo, con asaltantes adentro

* Ataron a vigilante de 85 años, tras neutralizarlo con una piedra de seis libras * Ladrones irrumpieron, pero se frustraron al no encontrar bóveda con el dinero

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN

Dos asaltantes irrumpieron en las oficinas de la Caja Rural Nacional (Caruna) de Rosita, la madrugada de ayer, con el objetivo de saquear el dinero de esta sucursal, pero no lograron concretar ese propósito porque no lograron encontrar la bóveda con varios millones de córdobas adentro.
El hecho se registró a las dos y media de la madrugada de este lunes, contiguo a la Alcaldía y Policía de esta ciudad.
Los autores, que son desconocidos, penetraron por un hueco de malla localizado en la parte trasera, y sorprendieron en una hamaca al guarda de la oficina, Ramón Mendoza Aráuz, de 85 años, a quien neutralizaron al golpearlo con una piedra de seis libras en el pómulo derecho y región frontal izquierda, causándole dos heridas que ameritaron seis y ocho puntadas.
El guarda quedó inconsciente tras la agresión, y como si no bastara tanta violencia en su contra, lo golpearon en los costados, lo ataron de pies y manos, y lo introdujeron en una pequeña bodega, pero antes lo despojaron de 310 córdobas que guardaba en sus bolsillos.
Los dos cacos, para entrar a las oficinas de empleados y área de caja, forzaron dos puertas, una de hierro y otra de madera.

Bóveda estratégica
Adentro abrieron todas las gavetas de escritorios en busca de dinero, pero no encontraron ni un centavo, ya que el efectivo se encuentra en una bóveda, que por su ubicación suele ser estratégica, pues los ladrones ni siquiera pudieron detectarla, por lo que se frustraron al no poder llevarse nada.
En los escritorios y mesas había documentos regados por doquier, y es probable que sí hayan cargado con algún papel, aunque funcionarios de Caruna en Las Minas no negaron ni confirmaron esa versión.
De acuerdo con el vigilante lesionado, las edades de los dos autores del robo frustrado oscilan entre los 20 y 25 años; uno de ellos vestía de azul, y del otro no logró reconocer ninguna característica.
En la escena del hecho estaba la piedra con la que lesionaron al guarda, había sangre en el lugar, así como dos guantes transparentes, usados para forzar las puertas y abrir las gavetas, y tratar de abrir la caja fuerte.
La Policía investiga el caso, y hasta ayer nadie había sido capturado, pero sí documentaban el expediente con las pruebas encontradas, y con pistas se proponen a identificar y capturar a los autores.