Sucesos

Asesinato premeditado

* No hay sospechosos a la vista, y la Policía de El Sauce espera los resultados de los análisis científicos de las muestras extraídas al cadáver * También tiene en su poder objetos utilizados en el crimen y huellas que aún no han sido identificadas * Cuerpo de la joven fue sepultado sin ataúd y sólo envuelto en sábanas, debido al estado de descomposición en que se encontraba

El asesinato atroz de Frania Belén Pastora Matamoros fue premeditado y calculado cuidadosamente por él o los hábiles delincuentes, que aparentemente tuvieron la paciencia de esperarla en el interior del inmueble que cotidianamente permanecía deshabitado. Fue violada, golpeada y estrangulada

LEÓN
La tragedia estremeció no sólo a los familiares de Frania Belén, sino a todos los pobladores del municipio de El Sauce, que después de más de dos meses de ocurrida la tragedia aún comentan discretamente lo sucedido con asombro y temor.
La familia se encuentra devastada por lo ocurrido y sin la satisfacción de que el culpable o los culpables se encuentren pagando su delito en la cárcel.
Debido a la fuerte presión ejercida por los familiares de la víctima, las autoridades policiales trabajan aceleradamente para lograr el esclarecimiento de los hechos ocurridos el viernes 11 de agosto, en horas de la noche, en el Barrio Centro de El Sauce.
La denuncia del hallazgo del cadáver fue interpuesta ante la Policía por Silvio de Jesús Pastora, de 45 años, progenitor de Frania Belén, de 22 años.
Novio, amigo y acosador liberados
Posteriormente fueron retenidos en las cárceles preventivas para las investigaciones los ciudadanos Carlos Gerald Moreno Chavarría, de 25 años, novio de la víctima; Alcides Antonio Rivas Quiroz, de 37 años, amigo de Carlos, y José Alfredo Solís Pozo, supuesto acosador de la joven, sin embargo, todos fueron liberados horas después por falta de pruebas.
El cadáver de Frania Belén estaba completamente desnudo, sobre dos camas unipersonales sin colchones y en estado de descomposición, debido a que habían transcurrido al menos 48 horas después de su deceso.
Fue revisado por un médico del Centro de Salud de la localidad y no por un forense, que determinó que fue violada, rasurada en sus partes íntimas, lesionada con arma blanca en el rostro, cuello, nariz y cuero cabelludo, presentaba golpes y hematomas en diferentes partes del cuerpo y señas de estrangulamiento.
Sepelio improvisado
El cadáver no pudo ser trasladado por los familiares al Instituto de Medicina Legal de Managua para la realización de la debida autopsia, y fue sepultado de inmediato en el cementerio local, apenas envuelto en sábanas, en contra de la voluntad de las autoridades, situación que dificulta el esclarecimiento de los hechos.
En el lugar del crimen se ocupó una rasuradora, un martillo y un cuchillo de mesa, de los cuales se logró extraer varias huellas dactilares aún no identificadas. Los peritos de la Policía, además, extrajeron muestras de sangre, saliva, secreción vaginal y de semen que se encuentran bajo estudio en el Laboratorio de Criminalística del Instituto de Medicina Legal, en Managua.
El comisionado José Martínez, jefe de Inteligencia en la Policía de León, expresó que están en espera de los resultados de las muestras de algunas evidencias que permitirán el esclarecimiento del delito, y así procederán inmediatamente con seguridad en contra de los malhechores.
“Ahora es prematuro hacer conjeturas, ya que tenemos que esperar los resultados de las investigaciones, tenemos el reto y el deber de esclarecer todos los casos que han estremecido al departamento de León, asimismo los delitos menores”, apuntó Martínez.
Abuela acusa a yerno
Pero doña Socorro Matamoros Sánchez, de 75 años, abuela materna de Frania Belén, descarta cualquier sospecha en contra de Carlos Gerald, a quien describe como un joven de buena familia, trabajador y que por varios años mantuvo una excelente relación de noviazgo con su nieta.
Por el contrario, la anciana acusa a su yerno Silvio de Jesús Pastora, porque después que se separó de su hija, Rosario Matamoros Sánchez, de 40 años, descuidó a sus cuatro hijas, entre ellas Frania Belén, por lo que las jovencitas, desde pequeñas, tuvieron que valerse por sí mismas.
Apuntó doña Socorro que Silvio de Jesús quería vender la casa y dejar desprotegidas a sus hijas, por esa razón Frania Belén iba a limpiar y a cuidar el inmueble donde sucedió la tragedia, porque temía que su padre lo vendiera, refirió con tono enojado.

Trabajaba y no pudo seguir estudiando
Al mismo tiempo describió a Frania Belén como una joven amistosa, seria, talentosa y muy trabajadora. Dejó de estudiar su bachillerato por problemas económicos y familiares, pero tenía aproximadamente tres años de laborar en una agencia de viajes y encomiendas a Costa Rica, cuyas oficinas quedan frente a su casa, en el mismo barrio.
“En los últimos días de vida no expresó preocupación o angustia por algún problema, se caracterizaba por su responsabilidad y por su buena conducta”, dijo su abuela materna.
El viernes 11 de agosto, a las cinco de la tarde, Frania Belén salió apresuradamente de la casa de su abuela materna, aliñó su cena y se dirigió a la casa de sus padres; “acostumbraba ir todos los fines de semana a limpiar y arreglar, en esta ocasión se regresó y me dijo que no quería ir, pero se fue”, recordó doña Socorro, quien no descarta que la persona que le hizo el mal a su nieta sabía perfectamente los días que ella llegaba a la vivienda y cuándo permanecía sola.
La última limpieza
A las cinco y media de la tarde de ese viernes Frania Belén fue vista por última vez barriendo el porche de su casa, lavando la acera y posteriormente cerró la puerta del lugar donde fue atrozmente asesinada, según su vecina, Francisca Reyes. A las ocho de la mañana del día siguiente, la abuela de la joven fue al vecindario a comprar unas tortillas, y al regreso se detuvo en la casa de su hija, golpeó varias veces y le habló a su nieta, pero al no recibir respuesta dedujo que había viajado donde unos familiares en León.
El domingo, a la diez de la noche, Carlos Gerald, novio de la difunta, observó desde la verja de la ventana de la casa que varios objetos en la sala estaban desarreglados, por lo que se alarmó y dio aviso a los familiares, quienes ingresaron a la casa y encontraron el cadáver.