Sucesos

Grave incidente deja a ciudadano baleado


José María Centeno

EL RAMA
Un grave incidente ocurrió en una comarca situada a dos kilómetros del poblado de La Esperanza, entre un ciudadano y dos policías, cuando los agentes llegaron a la finca del señor Humberto Ramírez, de 43 años, donde supuestamente se encontraba un ternero propiedad de Francisco Luis Padilla Godínez, de 35 años, habitante de la comarca Peñas Blancas, de La Esperanza.
Padilla Godínez denunció que días antes le habían robado su semoviente, valorado en siete mil córdobas, por lo que cuando llegaron a la finca de Ramírez le preguntaron a un joven si sabía del ternero que el día anterior había sido visto allí por su dueño.
Al no dar información el joven, lo detuvieron, aunque según sus familiares es menor de edad. Los policías lo esposaron e informaron que sería llevado a la delegación de Ciudad Rama. Inmediatamente apareció don Humberto Ramírez reclamando por la detención del muchacho, pues según él, en su casa nadie era ladrón.
Con pistola y machete
Según el informe brindado por el jefe de la delegación policial de Zelaya Central, comisionado mayor Tomás Enrique Bárcenas Zapata, supuestamente Ramírez apareció con una pistola en una mano y un machete en la otra, y amenazó con matar a cada uno de los policías que ahí se encontraban.
Tras su discurso, Ramírez se lanzó al cuello de uno de los policías a la vez que maniobraba con la pistola en la mano, acción que de inmediato provocó que el otro oficial, al ver amenazado a su compañero, hiciera varios disparos al aire, mientras ordenaba al finquero que soltara el arma.
Como Ramírez no obedeció la orden, el policía le realizó un disparo en el brazo en que portaba el arma, con el fin de desarmar al individuo, que aún así persistió en su actitud violenta, por lo que le disparó en una pierna y así logró desarmarlo.
El arma de Ramírez, una pistola nueve milímetros con la que supuestamente intentó matar a los dos policías, está detenida en la Policía de El Rama y será presentada al Ministerio Público para sus respectivas investigaciones.
Según el jefe policial, la actitud conque actuaron los policías no fue para hacer daño al ciudadano, sino en defensa de sus vidas, al sentirse amenazados. Ramírez fue conducido al hospital de La Esperanza y más tarde remitido a un hospital de Juigalpa, Chontales.
Penetraron sin permiso ni orden judicial
Según el afectado, los policías llegaron al mando de Rafael Urbina y sin ninguna orden judicial, penetraron a su propiedad, enchacharon al joven y lo amenazaron de muerte si no decía dónde estaba el animal.
“Fue entonces cuando salí en defensa del chavalo, porque lo trataban como perro, no como persona. Les expresé que si iban a matarlo, me tendrían que matar a mí primero. Cuando les dije eso, el tipo se acobardó, llamó más refuerzos, sólo para que me llegaran a disparar; incluso les expresé que yo personalmente me iba a presentar a la Policía de El Rama para arreglar este asunto, pero los tipos no me aceptaron y me dispararon”, declaró Ramírez, cuando todavía estaba en el suelo desangrándose.
Los familiares de Ramírez advirtieron que este caso no se quedará impune, pues denunciarán ante el Ministerio Público y los Derechos Humanos al policía Rafael Urbina y a la misma institución por violación a los derechos humanos, para que respeten a las personas, y recordarles de este modo que sin orden judicial no tienen por qué penetrar a una propiedad privada.