Sucesos

Episodio de violencia doméstica antecedió suicidio de mesero


Francisco Mendoza

MATAGALPA

Un joven mesero se quitó la vida colgándose con un mecate en una viga de su casa, luego de pelear con su mujer. El infortunado sacó a la calle a su compañera de vida, puso música, apagó la luz y se colgó.
Marlon José Alaniz Soza, de 26 años, trabajaba en la Rosticería “La Posada”, y este jueves llegó a su casa y comenzó una fuerte discusión con su mujer, Carla Patricia Martínez, de 24 años.
Carla, quien llegó a eso de las 9:45 minutos de la noche a la sede de la Policía, dijo que su marido la comenzó a insultar y luego la obligó a salir de la casa junto a sus hijos, pero además le advirtió que se quitaría la vida, por lo que cerró las puertas, dejándola en la calle, y para no escucharla puso el equipo de sonido a todo volumen, por lo que a ella sólo se le ocurrió denunciarlo ante las autoridades.
Después de interponer la denuncia en contra de su compañero de vida la joven pidió a la Policía que algunos agentes la acompañaran para que hablaran con su marido y que la dejara entrar a la casa, porque no podía dormir en la calle con sus niños, por lo que una patrulla se fue con la afectada hasta el barrio Yaguares, para ponerle fin a la discusión de pareja.
Al llegar a la vivienda encontraron las puertas cerradas y las luces apagadas, por lo que la joven autorizó a los agentes que rompieran las cerraduras y abrieran. Los policías, junto a la mujer, entraron a la casa y al encender la luz se llevaron tremenda sorpresa, al ver que el joven estaba colgado del cuello con un mecate, ya sin vida.
A los agentes no les quedó otro camino que bajar el cuerpo del infortunado trabajador de la Rosticería “La Posada”, quien cortó con un cuchillo el mecate de una hamaca, mismo que luego utilizó para marcharse de este mundo.