Sucesos

Tres muertos en diferentes circunstancias


Róger Olivas

CHINANDEGA

A las seis de la mañana del viernes último ingresó a través del puesto fronterizo El Guasaule, el cadáver de Lesli del Socorro Caballero Barcenas, de 18 años, originaria de León, quien presuntamente fue ahorcada en Guatemala.
El cuerpo fue traído a la ciudad metropolitana por Luis Felipe Álvarez Martínez, cónyuge de la muchacha, a bordo del autobús placas guatemaltecas P87113131.
Por otro lado, dentro de una vivienda ubicada de la Esquina de los Bancos, 20 varas al oeste, murió Francisco Lagos Hernández, de 50 años, originario de esta ciudad, tras sufrir intoxicación alcohólica aguda, informó a EL NUEVO DIARIO la subcomisionada Gloria Aguirre Quiñónez, portavoz de la Policía de este departamento.
Róger Pereira Umaña, médico forense de Chinandega, tras revisar minuciosamente el cadáver del cincuentón descartó mano criminal y lo remitió a la morgue del Hospital España de esta ciudad.
En un gesto humanitario, el chinandegano Luis Enrique Saravia se comprometió a comprar un ataúd y darle cristiana sepultura a este bebedor consuetudinario.
En cambio, en la finca La Flor, comarca San Luis de Amayo, jurisdicción del municipio de Puerto Morazán, falleció Eliberto José Betanco, de 27 años, quien ingirió abundante licor, por lo que sus familiares creyeron que la muerte había sido originada por consumo de guarón con metanol.
No obstante, Carlos Alemán, médico de turno del centro de salud de Puerto Morazán, determinó que Betanco murió debido a leptospirosis.