Sucesos

Parricida grave y con custodia policial


Máximo Rugama

LA TRINIDAD, ESTELÍ -Los familiares y amigos sepultaron en esta localidad a Gladys Raquel Escoto Pérez, de 23 años, quien falleció a manos de su esposo Léster Fanor Aguilar Altamirano, de 38, que se encuentra grave, al intentar suicidarse, y bajo custodia policial en el Hospital “Pedro Altamirano”.
Sin embargo, la Policía aseguró que a más tardar el lunes pasará el expediente ante el Ministerio Público, el cual determinará si existen méritos para acusarlo ante las autoridades judiciales por el delito de parricidio.
El subcomisionado Félix Pedro González Morán, jefe de la Policía del municipio de La Trinidad, señaló que el caso está siendo documentando legalmente para determinar la procedencia del arma que Léster Fanor utilizó para quitarle la vida a su mujer.
El impacto de bala afectó el páncreas y el riñón izquierdo, el cual fue extraído en una intervención quirúrgica, y el parricida permanece en la Sala de Cirugía de Varones del Hospital “Pedro Altamirano”, de La Trinidad, bajo custodia policial.
Destacó González que la Policía ya determinó que el origen de este hecho sangriento es pasional, pues la pareja tenía problemas y hasta ahora los familiares mantienen un total hermetismo. Una niñita de tres años que procreó el matrimonio está bajo el cuido y protección de la familia de la muchacha fallecida.

Rumor originó fatal desenlace
Según la Policía, ambos habían contraído matrimonio hace cuatro años aproximadamente, y Aguilar a los doce meses decidió viajar a los Estados Unidos, donde suponen trabajaba en el área de construcción.
Léster Fanor había regresado a su tierra el martes 17 de octubre a las once de la noche, y la mañana del jueves salió hacia Managua, porque sacaría unas maletas.
Al regresar, Aguilar tuvo una fuerte discusión con Gladys Raquel, y luego le asestó los cuatro balazos en la región torácica y en el abdomen, de los cuales dos hicieron orificios de salida en la humanidad de la joven madre y los otros dos se le quedaron alojados en la columna.
El subcomisionado Félix Pedro González señaló que la Policía realiza un arduo trabajo de investigación para determinar la procedencia del revólver calibre 38. “El arma es de calibre corto, y en la recámara andaba cinco proyectiles, cuatro de los cuales le disparó a su ‘amada’, y uno que él se accionó en el pecho”, expresó el subcomisionado.
Todo hace indicar que este hecho lo premeditó fríamente el suicida frustrado, ya que el arma la compró en el viaje que hizo a Managua.
Hasta ahora las autoridades policiales no han encontrado ningún documento legal sobre el origen del revólver, el cual se encuentra en poder de los peritos de la entidad de seguridad pública. De acuerdo con lo señalado por la Policía, Aguilar actuó con ventaja, premeditación y alevosía, y de sobrevivir también será acusado por exposición de personas al peligro.
Léster Fanor viajó de los Estados Unidos para acabar con la vida de su cónyuge, expresaron varios de sus familiares que residen en Norteamérica, ya que alguien lo llamó por teléfono y le expresó que su mujer le era infiel.