Sucesos

Pistolero motorizado se delató ante la Policía


Orlando Barrios

Por los delitos de homicidio frustrado, atentar contra la autoridad y sus agentes y posesión ilegal de armas serán acusados ante las autoridades judiciales Francisco Javier Huete Escorcia, alias “El Caimán”, de 27 años, de quien se presume es miembro de una peligrosa banda, y Léster Antonio López Sánchez, de 22. Ambos respondieron a balazos una requisa policial.
El comisionado Pablo Emilio Ávalos, segundo jefe de la Cuarta Delegación, informó que a las once y media de la mañana de ayer, de La Taquiza, media cuadra al este, dos oficiales ejecutaban el Plan de Seguridad Pública previo a las elecciones, que consiste en revisar la documentación de los vehículos y motocicletas que se movilizan en el perímetro del Distrito Cuatro.
Resulta que los agentes hicieron el alto a la moto negra, placas 38-163, conducida por Léster Antonio. El policía le solicitó la documentación, pero su acompañante, Francisco Javier, descendió del vehículo y se colocó a un lado.
Ávalos dijo que esa acción llamó la atención del otro agente, por lo que se acercó, y a la hora de revisarlo, Francisco Javier se sacó de la cintura una pistola Makarov y realizó cuatro disparos contra el oficial, quien se lanzó al suelo y desde allí efectuó cinco disparos, sin consecuencia alguna.
El “gatillo alegre” huyó con dirección a la cuadra “chiva” del barrio Santa Rosa, pero antes disparó contra el policía que se encontraba con Léster Antonio. “Se ubicó a un motorizado asignado en ese sector, se le informó lo sucedido e inició la persecución; y visualizó a un hombre de camisa roja que iba disparando en la vía”, indicó Ávalos.
Francisco Javier trató de subir por el cerco de una vivienda, pero el policía que portaba un fusil le ordenó detenerse, y en pocos segundos fue reducido y le ocuparon el arma que portaba de manera ilegal.
Según el segundo jefe policial, se ocuparon dos armas, y los detenidos se están relacionando con el robo con intimidación a un agente de una compañía telefónica, a la que afectaron con 20 mil córdobas en tarjetas, en el sector del Colonial, y a un agente de un camión distribuidor, en las cercanías de la Clínica Santa María.
En el intercambio de balas resultó lesionado un transeúnte que pasaba por el lugar, pero el comisionado Ávalos aseguró que el afectado aún no se había presentado al Distrito a poner formal denuncia.