Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

¡Qué ironía!
Por una ironía del destino, tres aparentes ladronzuelos ahora son los testigos de cargo que tiene la Fiscalía contra los hermanos Yamil Javier y Royner Javier Soza, de 28 y 25 años respectivamente, quienes enfrentan juicio por el homicidio de Byron José Ramírez Parrales, de 16 años. El delito ocurrió el 16 de octubre en Mateare, a las 12:30 de la madrugada, cuando Yamil Javier circulaba en su bicicleta y fue interceptado por Byron José, Luis Martínez, Uriel del Socorro Lugo y Kevin Alberto Lugo, quienes persiguieron al ciclista; y éste les disparó tres veces con la escopeta que usaba para ejercer sus labores de vigilancia en la finca donde trabajaba como mandadero.
Luego, Yamil le pidió ayuda y refugio a su hermano, en su casa ubicada cerca de la escuela “Gabriela Mistral”, de Mateare. Los dos replegaron a disparos a los cuatro jovencitos, que se escondieron dentro de unos matorrales, pero cuando Byron José pasó de un lado a otro, cual si fuese un venado, fue “blanqueado” por Yamil Javier. La víctima murió por hemorragia porque el plomo le perforó el abdomen y el colon. Ahora los dos hermanos son procesados en el Juzgado Tercero Penal de Audiencias por homicidio, pero porque no tienen antecedentes y tienen sus armas en regla, se les decretó arresto domiciliar. Volverán al Juzgado el 23 de octubre para su audiencia inicial.
Dura condena para “matón”
El juez suplente Séptimo Penal de Juicio, Francisco Argüello, condenó a 20 años de presidio a Carlos David Úbeda Zeledón, de 24 años, por haber asesinado a balazos al cambista Luis Manuel Vargas, de 36 años, el 20 de junio de este año, frente a la entrada principal del Hospital Alemán-Nicaragüense.
Ese día, el acusado descendió armado de un vehículo rojo frijol junto a dos desconocidos, y le hizo cinco disparos a la víctima, pero sólo acertó dos en el abdomen y pierna derecha. Seguidamente los dos desconocidos patearon y golpearon al cambista mientras Úbeda le colocaba el arma en el cuello diciéndole que entregara el dinero. Luis Manuel decía: “No ando dinero”. Después gritó: “¡Ayúdenme!”, lo que obligó a los matones a huir en un taxi rumbo a Villa Venezuela, pero de todos modos fueron capturados. La víctima murió por hemorragia en el Hospital Alemán-Nicaragüense por laceración de los órganos abdominales y vasos sanguíneos.
Aún no tiene la prótesis
Keylin María Bustos aún no tiene la prótesis en su mano derecha, pero eso no evitó que se presentara ayer al Juzgado Segundo Penal de Juicio para testificar como víctima dentro del juicio que se le sigue a Marvin Antonio Lorío por lesiones.
Como se recordará, la joven, que ahora tiene 17 años, perdió su mano derecha al recibir un machetazo dentro de un tramo del Mercado “Roberto Huembes”, en julio de este año, cuando los familiares de su ex marido, Pablo Antonio Gámez, decidieron reclamarle por la custodia de la hija menor que ambos procrearon. Quien supuestamente le dio el violento machetazo fue Edner Padilla, padrastro de Pablo Antonio. La joven, según fuentes de la Fiscalía, está muy afectada sicológicamente por su mano, tanto así que siempre usa chaquetas mangas largas para esconder el brazo donde tuvo la mano derecha.