Sucesos

Mujer sospechosa de matar al marido

* En su denuncia dio una versión poco creíble, cayó en contradicción con su hijo y las evidencias no concuerdan

Ernesto García

Mirna Dolores Alguera Carrillo, habitante del asentamiento “Gertrudis Arias”, es la principal sospechosa de la muerte de su cónyuge, Domingo Antonio Berríos Paiz, de 42 años. Las suspicacias en torno a la muerte de Berríos se originaron desde el mismo momento en que la Policía se presentó a la casa donde la víctima vivía con Mirna Dolores y un hijo de ésta.
El vocero de la Estación Seis de Policía, teniente Lisandro Ocón, confirmó que Mirna Alguera es la única persona encartada (o sea investigada) por el deceso violento de Berríos.
Lo que dice la denuncia
Mirna Alguera, quien denunció en la Estación Seis de Policía lo sucedido con su cónyuge, dijo que éste pasó tomando licor desde la mañana del domingo en un bar situado en la entrada al barrio “Gertrudis Arias”.
Alguera refiere en la denuncia que a eso de las cinco de la tarde, cuando iba en busca de su marido, lo encontró en el camino, a bordo de una bicicleta, pero tambaleándose.
Según Alguera, estando en la casa, su pareja se desmayó y ella se apuró a revisarlo. Entonces le encontró varias manchas de sangre al lado derecho del abdomen, por lo cual lo trasladó al Hospital Alemán Nicaragüense, donde murió cuando estaba en el quirófano.
Mucha sangre en el cuarto
El testimonio de Mirna Dolores comenzó a perder credibilidad para las autoridades policiales cuando los investigadores llegaron a la casa que compartía la víctima con su pareja.
Esto porque se encontraron muchas manchas de sangre sobre la cama de ambos y porque un hijo de Alguera dijo que hubo una discusión entre su mamá y su padrastro.
Sin embargo, ni las manchas de sangre encontradas en la cama, ni el testimonio del adolescente constituyen todavía suficiente prueba para incriminarla, razón por la cual la mujer está libre, pero bajo investigación, aseguró un jefe policial de la Estación Seis.
Un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO trató en un par de ocasiones, de manera infructuosa, de conocer personalmente la versión de Mirna Alguera por las sospechas que han surgido en torno a su persona, pero resultó imposible.