Sucesos

No hay acuerdo para marido mutilador

* Macheteó sin piedad a su mujer, que es también su prima, le amputó tres dedos y le fracturó ambas piernas

Máximo Rugama

ESTELÍ -Aunque parte de la familia de la joven Nohemí del Rosario Lagos Calero está anuente a llegar a un acuerdo con los hermanos de su esposo, José Evenor Lagos Pinell, quien casi la despedaza a machetazos, en un hecho típico de violencia intrafamiliar, las autoridades policiales anunciaron que pasarán el proceso a la Fiscalía, por tratarse de un hecho grave.
Lagos Pinell, quien a la vez es primo de su mujer, sin piedad le descargó varios machetazos, incluso le fracturó ambas piernas y le cercenó tres dedos de las manos. El hombre, que andaba en estado de ebriedad al momento que cometió la agresión brutal en contra de la joven madre, luego huyó, asegurando que se quitaría la vida, lo que hasta el momento no ha cumplido.
Hasta ahora, según la capitana Marcia Loza, jefa de la Comisaría de la Mujer y la Niñez en el departamento de Estelí, el hombre no ha sido capturado. Mientras tanto, la agredida ha sido sometida a por lo menos tres intervenciones quirúrgicas por los médicos del Hospital Regional San Juan de Dios, de Estelí.
Nohemí del Rosario, según las autoridades policiales, se encuentra aturdida porque una parte de su familia insiste en convencerla para que llegue a un acuerdo con su marido y así evitar que éste sea llevado a la cárcel, una vez que la Policía la capture.
En cuanto al acuerdo que las dos familias promueven, la jefa de la Comisaría de la Mujer y la Niñez en Estelí señaló que delegados de ambas partes se presentaron a sus oficinas, pero ella les explicó que no pueden hacer la mediación o arreglo, porque se trata de lesiones graves. “Vamos a pasar el expediente a la Fiscalía, porque sólo hace falta una valoración psicológica de la afectada”, acotó.
La Policía pidió a la familia del muchacho que lo convencieran de que se entregue, porque las órdenes de captura, máxime cuando se trata de un problema de violencia intrafamiliar, no tienen vencimiento.
La capitana Loza recomendó al padre del agresor que viaje a la ciudad de Estelí, para que conozca del proceso. Esta agresión se registró en la comarca La Cruces, ubicada en la fértil zona de Miraflor.
De tal forma que si desean llegar a una mediación o arreglo deberán esperar que el proceso pase a la jurisdicción del Ministerio Público y ante el juez competente, recalcó Loza. La pareja tiene un niño de nueve años, el que ha quedado bajo la protección de sus abuelos maternos, ya que la madre está en el hospital convaleciendo y el padre huye de la justicia.