Sucesos

¿Un policía bígamo?


Lizbeth García

Por la inasistencia de la víctima y su victimario fracasó ayer la audiencia inicial con característica de preliminar donde la Fiscalía le iba a dar a conocer al policía José Luis Barquero, que la última de sus dos esposas, quien también es policía, lo está acusando de la supuesta autoría de celebración de matrimonio ilegal, porque se casó con ella sin divorciarse de su primera consorte.
El muy particular caso se ventila en el Juzgado Séptimo Local Penal de Managua a cargo del juez Henry Morales, quien citó a la supuesta víctima, Adriana Carolina Montenegro Ortiz, de 21 años, y al acusado para audiencia oral y pública, pero éstos no asistieron porque “no los conocen” en el barrio Acahualinca, ni en su centro de trabajo, en el Complejo Policial “Ajax Delgado”.
Del intercambio de información y pruebas que la fiscal Marta Landero presentó ante el juez se desprende que el crimen ocurrió el 18 de marzo de este año, cuando muy enamorados, Montenegro y Barquero contrajeron matrimonio ante los oficios notariales de Banexa del Carmen Moreira.
La acusación explica que después del matrimonio la novia esperaba que su marido fuese a inscribir la unión al Registro Civil de las Personas, pero eso no ocurrió porque según lo que la dama dijo a la Fiscalía, su cónyuge siempre le decía “que no tenía tiempo”.
Entonces la joven decidió ir a inscribir su matrimonio el 28 de junio de 2006 en el Registro Civil de las Personas de Managua, pero le dijeron que regresara el cinco de julio.
La primera boda
Tremenda sorpresa se llevó Adriana Carolina cuando le dijeron que no podían inscribir su boda porque su marido aún seguía casado con Violeta Pérez López, actualmente de 33 años, con quien se unió el romántico 14 de febrero de 1994, en el Juzgado Tercero Local Civil de Managua.
Inmediatamente la dama denunció el caso ante la Policía de la Estación Dos, pero el 18 de julio de este mismo año la joven policía presentó un escrito desistiendo de la denuncia bajo el argumento de que la hizo en un momento de ira, pero ahora estaba consciente de que podía resolver el caso con su marido personalmente, dado que seguían conviviendo, pero como el delito es de acción pública, el caso llegó a los juzgados.
Una fuente que investigó el caso a nivel policial explicó que cuando entrevistaron al policía José Luis Barquero, de la Dirección de Tránsito de la “Ajax Delgado”, éste reveló que nunca le ocultó a Adriana Carolina que era un hombre casado y con hijos, pero supuestamente ésta le dijo que eso no importaba.
Dos versiones de un mismo matrimonio
Incluso el hombre acusado reveló a las autoridades que fue la dama quien supuestamente le habría dicho que fingieran un matrimonio porque su abuelita sólo aceptaba en su casa a un hombre que se casara con su nieta.
Pero la misma fuente precisó que la denunciante rebatió tal argumento al decir que quien le propuso matrimonio fue el caballero, quien le habría dicho que ya no tenía nada que ver con su antigua esposa, quien también es policía y trabaja en la “Ajax Delgado”.
La denunciante también dijo a la Policía que empezó a desconfiar de su marido cuando éste se le “desapareció” de la casa. También se enteró de la existencia de la otra cuando le llamaron la atención a ella y a su hermana por supuestamente haber amenazado a la primera esposa, episodio que alega nunca ocurrió.
Pero será en juicio que la verdad saldrá a relucir, pero lo que sí se conoce es que el policía acusado ya inició el proceso de divorcio con su primera esposa. No se sabe si después de todo lo que pase en el proceso se quedará con la segunda consorte.