Sucesos

122 días de agonía


Ernesto García

Después de una larga agonía de 122 días en el Hospital “Lenín Fonseca” se rindió ante la muerte el mecánico Héctor José Sotelo Lezama, de 33 años, quien permaneció en estado de coma la mayor parte del tiempo que estuvo hospitalizado.
La familia de Sotelo no sólo sufrió por la prolongación de su agonía, sino también porque su actual pareja, a quien únicamente identifican como “Claudia”, sacó el cadáver del ataúd en la puerta de la morgue y lo puso en el suelo cuando su suegra dispuso ser ella quien lo velaría.
“Yo creo que ella (Claudia) no debió haberlo sacado de la caja, porque se trataba de un ser humano”, comentó Marta Orozco, pariente política de Héctor Sotelo, quien deja en la orfandad a cinco niños que procreó con otras dos damas.
Taxista murió
Héctor José Sotelo ingresó al “Lenín Fonseca” el domingo 22 de mayo del año en curso, luego que fue arrollado por el taxi Hyundai gris, placas M00878, que era conducido a exceso de velocidad por el joven Evert Hamilton López Romero, quien murió de forma instantánea.
Marta Orozco relató que durante la larga agonía Héctor José en algunas ocasiones logró abrir los ojos, pero nunca pudo recuperar el habla, aunque probablemente sí la capacidad auditiva.
“Él (Héctor José) en algunos días abrió los ojos, pero no hablaba, porque cuando le decían aquí está fulano, sólo movía la vista”, expresó Marta Orozco, apesarada por el deceso de quien en vida fue cuñado de uno de sus hermanos.
Otro accidente mortal
Mientras en la Carretera Panamericana Norte, a la altura del kilómetro 23, la noche del martes falleció de forma instantánea el señor Hermógenes Hernández Picado, después de ser arrollado mortalmente por una camioneta conducida por un ciudadano de nacionalidad extranjera.
Aunque la tragedia automovilística se produjo la noche del martes, hasta la tarde de ayer el vocero de la Policía de Tipitapa, Léster López, no tenía la identidad del chofer homicida y tampoco confirmaba la de la víctima.