Sucesos

Sucesos departamentales


Un baleado y un ileso bajo arresto
José María Centeno / NUEVA GUINEA
José Luis Suárez Talavera, de 31 años, habitante de la Zona Uno de Nueva Guinea, denunció ante la Policía Nacional que fue víctima de robo con violencia por dos sujetos que le sustrajeron un celular Motorola, un reloj Seiko 5 y 2,500 córdobas en efectivo. De inmediato, la fuerza pública movilizó una guardia operativa en el casco urbano de la ciudad de Nueva Guinea, para capturar a los malhechores, que se movilizaban a bordo de un taxi sobre la carretera a Managua. Al llegar a la comarca El Triunfo, fue detectado el taxi en el que se conducían los sospechosos, que fueron reconocidos por la víctima. La Policía Nacional hizo las señales correspondientes, se detuvo la marcha del vehículo y los patrulleros detuvieron a uno de los perseguidos, quien se identificó como Francisco Rocha Castillo, de 23 años. En ese momento se dio a la fuga el sujeto Danilo Castro Amador, de unos 27 años, quien realizó movimientos que simulaban su intención de disparar a los policías, por lo que uno de los agentes realizó dos disparos sobre la humanidad del sujeto, de los cuales uno le impactó en la altura de la axila izquierda. Al ser alcanzado por la bala, el sospechoso se dejó capturar, se le dieron los primeros auxilios y se le trasladó al Hospital de Nueva Guinea; seguidamente fue remitido al Hospital Asunción, de Juigalpa, bajo custodia policial, donde se recupera de una forma satisfactoria, y una vez que sea dado de alta, tendrá que responder ante las autoridades correspondientes, dijo a EL NUEVO DIARIO el capitán Román Benítez.
Estafadora se hace pasar
por secretaria judicial
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Una mujer, identificada como Alicia Pérez, despojó de quince mil córdobas en efectivo a la señora Cristina Duarte López, a quien se le presentó como la secretaria de la juez de Ejecución y Vigilancia Penitenciaria, Berta María Gómez. La estafa se hizo efectiva cuando la señora Duarte López buscaba la forma de sacar del Sistema Penitenciario de Chontales a su marido, Juan Ríos, quien purga una condena de dos años y medio de cárcel por el delito de abigeato. Un cuñado de la víctima se encontró con la estafadora en el Complejo Judicial --con quien hizo el negocio--, vía telefónica llamaron a doña Cristina para que alistara el dinero, y la mañana de este martes la tal Alicia le dijo que la esperara en la entrada principal a Juigalpa, en la salida a La Libertad. La avispada estafadora, al encontrarse con la esposa del detenido, se la llevó rumbo al Complejo y en el portón principal le solicitó que le entregara el dinero y que la esperara para hacer la gestión, pero la mujer ya no salió más. Este miércoles, la desesperada señora se hizo presente al Juzgado y se sorprendió al ver que el asistente de la judicial era un varón, de inmediato informó a las autoridades lo que estaba pasando, y junto a la licenciada Berta María se trasladó a la Policía para interponer formal denuncia. La reacción de la juez de Ejecución y Vigilancia Penitenciaria no se hizo esperar, y le exigió a los agentes de Auxilio Judicial la captura inmediata de esa mujer.
Enfurecido cae bajo las balas
José María Centeno / EL RAMA
La ciudadana Lorenza del Carmen Toledo, habitante de la Zona 2 de Nueva Guinea, pidió auxilio vía celular a la Policía Nacional de esta localidad, mientras era agredida por Crisanto de Jesús Toledo Vivas, su hermano, por lo que de inmediato se movilizó una patrulla policial al lugar de los hechos y sus miembros encontraron al sujeto en mención, que estaba haciendo escándalo. Al ver a los policías, Crisanto desenfundó una navaja que portaba y se lanzó sobre el policía Yuri Arriola, pero entraron en un forcejeo. El agresor se lanzó nuevamente sobre el policía y éste tuvo que hacer uso de su arma de reglamento y realizó un disparo preventivo que penetró en el pie derecho de Crisanto, quien aun así arremetió otra vez contra el policía y éste se vio obligado a realizar otro disparo, que le impactó en la pierna izquierda. De esta manera quedó neutralizado el atacante. Según el médico forense, los impactos no ponen en peligro la vida de Toledo Vivas, ya que los proyectiles entraron en una parte donde no hay huesos.