Sucesos

26 años de presidio a asesinos de vendedor de Casa Pellas


Ernesto García

26 largos años pasarán tras los barrotes de la cárcel Tipitapa Jorge Alberto Pineda Rodríguez y Queinor Medina Gutiérrez, por el crimen perpetrado el pasado ocho de junio en perjuicio del agente vendedor de Casa Pellas Marlon Sebastián Jiménez García.
De acuerdo con la sentencia dictada por el juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, Rodríguez y Medina adeberán permanecer en el penal de Tipitapa hasta el 24 de junio de 2032.
El fallo condenatorio establece que Pineda y Rodríguez son coautores de los delitos de robo con intimidación y homicidio en perjuicio de Jiménez, a quien le dispararon cuando se resistió el robo de la camioneta placas M 008-589, propiedad de Casa Pellas, donde la víctima laboraba como agente vendedor.
En la sentencia de primera instancia el judicial estableció que los criminales, al ejecutar el homicidio la tarde del pasado ocho de junio, actuaron con alevosía y premeditación, por cuanto se valieron de un medio (revólver calibre 38) para intimidar y asegurarse que la víctima no podría defenderse de la agresión.
Al establecer los atenuantes y agravantes encontrados en el historial de los dos reos, el juez Solís señaló no haber encontrado nada que favorezca a Jorge Alberto Pineda, porque éste posee antecedentes policiales.
En lo que refiere a la conducta de Queinor Medina Gutiérrez, el encargado de impartir justicia estableció como atenuante a favor de éste el hecho de que no tenía antecedentes delictivos, sin embargo, este paliativo a favor de Medina quedó “chiquito” al establecer los agravantes.
Lo anterior es porque el juez señaló como agravante en perjuicio de Medina que éste tiene experiencia militar, además de su nivel académico al ser administrador de un hotel y tener conocimientos de contabilidad, que lo hace tener mayor responsabilidad frente al cumplimiento de las leyes.
En la misma sentencia el juez Solís absolvió a Rodolfo Vidal Morales Báez, para quien la Fiscalía pidió fallo de no culpabilidad por no tener suficientes pruebas en su contra y por haber colaborado desde un inicio con las investigaciones.