Sucesos

Experiencia de un cincuentón en amorío con joven de 22 años


La belleza, frescura y melosas frases de cariño que “Gloria” --nombre ficticio-- le dedicaba, fueron suficientes para que un profesional de 56 años cayera rendido a los pies de una joven universitaria, quien después de recibir incontables obsequios, “alzó vuelo” dejando a su otoñal galán con el amargo sabor de la estafa.
Julio César Mondragón se declara “víctima” de una joven de 22 años, quien antes de marcharse dijo que no soportaba más los supuestos maltratos a los que era sometida.
Relata Mondragón, quien es ingeniero civil y electricista, en la denuncia que se encuentra en la Quinta Delegación de Policía, que no entiende los motivos por los cuales “Gloria”, además de decepcionarlo emocionalmente, le robó y abusó de su confianza y bondad.
Rodeada de lujos
“Ella lo tenía todo… le pagaba sus estudios en la UAM, tenía empleada, saciaba los antojos que tuviera, no le hacía falta nada… era prácticamente una muñequita de sala, pero al parecer no fue suficiente mi amor”, consta en la denuncia.
Y es que después de compartir una relación estable de dos años y medio, el ingeniero Mondragón pensaba que ya conocía a su “pimpollo”, sin imaginar que el viernes de la semana pasada sería su última noche de amor, porque después del gustazo vendría el “trancazo”, como dice el conocido refrán.
El sábado, entre las cinco y media y seis de la tarde, el denunciante afirma que la joven llegó hasta donde vivían como pareja, en la Colonia 14 de Septiembre, para dejar “barrida” la casa.
“Gloria” se llevó todos los electrodomésticos, además de la computadora, el espejo y trastos de cocina. Lo que más lamenta Mondragón es la pérdida de las joyas, pues si bien tienen un valor monetario, es mayor aún el sentimental, ya que él las pensaba heredar a los hijos que procreó en su antigua relación.
Cabe señalar que en la denuncia manifiesta el afectado que el patrimonio de sus hijos era de 220 mil córdobas.
Nuevo nido, nuevo amor
Pero “Gloria” no huyó muy lejos, ya que rentó un cuarto en 400 córdobas en Tipitapa, donde estaba acompañada por otro caballero, y finalmente, de forma espontánea, entregó lo que sustrajo de la vivienda del ingeniero Mondragón.
Dado que lo único que no aparecían eran las prendas, los investigadores de la Policía se dirigieron a las casas de empeño, y en una ubicada en el Mercado “Roberto Huembes” encontraron dos anillos, más el recibo a nombre de la implicada, con un préstamo de 2,744.48 córdobas. Las prendas fueron recuperadas con una orden del juez.
La joven “Gloria” se encuentra en arresto domiciliar, ya que alega que en el tiempo en que fue pareja del ingeniero recibió maltrato, humillaciones y todo tipo de atropellos contra su persona, y lo que inicialmente se llevó, es porque Mondragón se lo compró y le pertenece a ella.
“Ya estaba harta de ser la garantía de mi familia, porque mi mamá, mi abuelo, mi tío y otros familiares le pedían dinero a Julio César, y yo era como la forma de pago”, refirió la joven a la oficial que la abordó.
Asimismo, se conoció extraoficialmente que la mamá de “Gloria” dijo que su hijita es una joven inexperta, que un cincuentón disfrutaba y, por lo tanto, él “debía pagar el precio”.
Por su parte, Julio César Mondragón interpuso la denuncia, porque no quiere que su triste experiencia le ocurra a otro hombre maduro, que busca revivir momentos excitantes con una jovencita, y aunque ciertamente son inolvidables, al final resultan muy costosos.