Sucesos

Asqueroso violador

* Padre frustra a degenerado que pretendía someter a su niña de 3 años

Por violación frustrada está detenido en la Sexta Delegación de Policía el sujeto identificado como José Leonel Gurdián Peralta, de 40 años, quien pretendía saciar sus bajos instintos con una niña de tres años.
La noche del martes fue la segunda vez que intentó abusar de la niña, pero afortunadamente un familiar salió en su defensa. Ayer por la mañana, como si nada, Gurdián llegó a su trabajo, en una vulcanización ubicada cerca del Mercado “Iván Montenegro”, fue entonces que el papá de la pequeña le dio persecución con otros vecinos y lograron su captura.
“Quiso violar a mi niñita este hijo de P... pero esto no se queda así, lo voy a matar; es un degenerado, hasta a su propio hijo ha intentado violar”, dijo indignado Sergio C.R., papá de la menor.
Y es que según información que obtuvo EL NUEVO DIARIO, Rosario Aguilar Orozco, de 28 años, compañera de vida de José, rompió el silencio y afirmó ser víctima de violencia doméstica cada vez que su marido está bajo los efectos de las drogas. “Cuando él fuma piedra es cuando me pega... es un loco, quiso también violar a nuestro hijo de ocho años porque yo no le daba reales para seguir drogándose; cuando el niño estaba dormido le puso el pene en las nalgas y me dijo que se lo iba a meter”, declaró Rosario.
Asimismo, reveló que le teme, pues su maridito la amenazó con quebrarle el c... si lo echaba preso. Una de las vecinas manifestó que el Ministerio de la Familia debería hacerse cargo del “muchachito”, ya que vive al rojo vivo cuando su padre se droga y tiene sexo con la madre.
Cabe señalar que antes de llegar los agentes de la Sexta Delegación, varios ciudadanos golpearon a José Leonel, argumentado que la Policía deja libres a los violadores, y luego lo introdujeron en la valijera de un taxi, y allí un muchacho le pegó con el palo de una escoba en el estómago.
Por su parte, Sergio -–papá de la niña—- aseguró que no se puede ayudar a las personas, porque después pagan mal. Explicó que le rentaba un cuarto en cien córdobas al “maldito” que casi viola a su pequeña, porque “me daba pesar que no tenían –-Gurdián y su familia-- dónde vivir, le conseguí trabajo en la vulcanización y mire cómo me pagó, el dicho es cierto: Cría cuervos y te sacarán los ojos”, aseveró Sergio.