Sucesos

Muere aplastado en vuelco de autobús

* Víctima tenía 15 años y quedó atrapada bajo un lado de la carrocería * Otros 18 pasajeros resultaron ilesos, y chofer dice que timón se le "engarrotó"

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN -Javier Juárez Avilez, de quince años, murió aplastado por el autobús que con 18 pasajeros adentro y varias toneladas de carga se volcó la mañana del lunes último, en el tramo conocido como “El Cascal", sobre la vía Rosita a Bilwi, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.
El autobús multicolor, International, placas 179-974, conducido por Pastor Ignacio Mayorga Benavides, y con una circulación a nombre de Francisco Aníbal Duarte González, salió de Managua el domingo y se dirigía a Bilwi, Puerto Cabezas.
En Rosita se montó el infortunado jovencito, a quien los transportistas identificaron como Elvis Bobadilla, conocido como “Turrón”. El mismo conductor del autobús volcado dice que el adolescente tenía por costumbre subirse a los buses de cualquier forma y se trasladaba de un municipio a otro sin el permiso de los choferes, aunque les ayudaba a cargar y anunciar el destino de las rutas.
Al parecer, esta última labor de ayudante voluntario la practicaba el ahora difunto para lograr el "raid" o un bocado de comida, ya que iba de pie en la puerta de entrada del autobús que se desplazaba a una velocidad considerable, cuando se volcaron en el mencionado lugar, al perder la dirección, supuestamente porque el volante y la caja de cambios se le "engarrotaron" al conductor.
Estaba con vida, pero…
El menor quedó boca abajo, con los brazos estirados a los lados y prensado por el costado de la carrocería del pesado automotor. Estaba con vida cuando los pasajeros intentaron rescatarlo, pero presenciaron impotentes cuando el muchacho moría asfixiado unos 15 minutos después. El rostro lo tenía azul, por la misma asfixia.
El conductor, Pastor Ignacio Mayorga Benavides, declaró a la Policía Nacional de Rosita que se desplazaba normalmente por el tramo del camino “El Cascal", cuando el timón se le endureció y en ocasiones recuperaba el funcionamiento normal, pero en una de tantas se le trabó por completo, hasta perder la dirección y volcarse con todos los viajeros, en la sinuosa orilla del camino, donde perdió la vida Javier Juárez.
El joven de distintas maneras se ganaba la vida en las calles de Rosita, ya que su familia es de escasos recursos económicos.
Fue velado en la Iglesia Asamblea de Dios, en esta ciudad, y sepultado ayer martes.
En tanto, el chofer del autobús volcado no fue detenido y se puso de acuerdo con los familiares del infortunado para ayudarles con el ataúd y gastos de los funerales. La Policía tipificó el caso como homicidio culposo, y ayer buscaban contratar un experto en mecánica, para identificar las verdaderas causas del aparente accidente.