Sucesos

Estable, pero con daños craneales


Orlando Barrios

La condición médica de Eddy Leonidas Hernández González, de 21 años, quien recibió un balazo que se le alojó en la cabeza, es estable dentro de su gravedad, pues fue desconectado del ventilador mecánico que lo ayudaba a respirar, puesto que comenzó a hacerlo por sí solo, expresó el cirujano general Martín Casco Morales, de la Unidad de Cuidados Intermedios (UCI) del Hospital "Lenín Fonseca".
El cirujano Casco reveló a EL NUEVO DIARIO que Eddy Leonidas evacuó el hematoma que podía llevarlo a la muerte, y responde a estímulos dolorosos. Eso es un avance, pese a que neurológicamente se mantiene en siete puntos en la escala de "Glasgow" --procedimiento que se utiliza para medir el nivel de conciencia de un paciente con traumatismo craneoencefálico--.
"El paciente presenta un orificio de bala en la parte frontal izquierda y al parecer tiene un charnel en la parte occipital del cráneo. Es través de una tomografía que se determinará en qué región está alojado el proyectil", indicó el galeno de UCI.
Por su parte, Socorro López González, mamá del baleado, afirma que el crimen que mantiene en estado de coma a su hijo obedece a viejas rencillas personales que se remontan desde que Eddy acudía al mismo colegio con su ahora agresor.
"El fin de semana me dio unos centavitos y luego se fue a tomar unas cervezas al bar 'Ena', en Las Banderas, donde se encontró con su enemigo, Fernando Urbina Hernández, y otro sujeto que lo acompañaba. Me enteré que él --Eddy Leonidas-- se peleó con uno de ellos y le ganó, pero el otro sacó el arma y le disparó", indicó la angustiada madre que se encontraba a la entrada de UCI.