Sucesos

Mata a sobrino en defensa propia

* Joven tío fue agredido por la víctima, quien en estado de ebriedad lo apedreó y luego intentó garrotearlo * Se armó con un bate de aluminio y le descargo tres golpes brutales

Róger Olivas

CHINANDEGA -Álvaro José Soto Palacios, de 22 años, murió la mañana de este lunes en el Hospital España, de esta ciudad, después que su tío, Félix Agustín Palacios Granados, de 18 años, en defensa propia le propinó tres golpes brutales con un bate de aluminio en las cejas, frente y occipital derecho.
La subcomisionada Gloria Aguirre Quiñónez, portavoz de la Policía de Chinandega, informó a EL NUEVO DIARIO que la tarde del domingo Félix Agustín jugaba béisbol junto a un grupo de amigos, en un campo localizado de la iglesia Corazón de Jesús 800 metros al sur, en el reparto Resistencia Nicaragüense, cuando fue apedreado con una hulera por su sobrino, quien estaba en completo estado de ebriedad.
Para evitar problemas, el tío se refugió en el patio de una vivienda, donde su sobrino intentó garrotearlo, por lo que el afectado se armó del bate con el que le quitó la vida.
Álvaro José fue remitido de emergencia al centro asistencial de Chinandega, donde lamentablemente rindió su alma al Creador. Mientras tanto, el victimario está detenido en las celdas preventivas de esta ciudad por el presunto homicidio.
La vocera policial dijo que Soto Palacios había cumplido recientemente condena por robos con intimidación y robos con violencia. Manifestó que el móvil del crimen fue violencia intrafamiliar. “Ambos tenían serios problemas, pero los solucionaban entre ellos”, afirmó la oficial.
Asesinado en Honduras
Por otro lado, la portavoz policial aseguró que recibieron denuncia de Cristina Galo Olivas, quien relató que su hijo, Elvis Braudilio Galo Sánchez, de 24 años, residente en la comarca fronteriza Santa Paula, jurisdicción del municipio de Somotillo, salió junto a 24 vecinos a jugar béisbol a una aldea catracha, perteneciente al departamento de Choluteca.
El campesino se quedó bebiendo licor junto a Denis Díaz, en una cantina del poblado hondureño, y ambos se marcharon en sus bicicletas supuestamente rumbo a su comarca de origen, en territorio nicaragüense.
Horas más tarde, el labriego Santos Ricardo García Carrasco, de 20 años, encontró el cadáver de Galo Sánchez en un sembradío de maíz ubicado en el camino a la aldea catracha Golfo Hoyito, ubicada a 40 metros del borde fronterizo con Nicaragua.
El médico forense de Choluteca aseguró que el difunto tenía golpes contusos y murió presuntamente por asfixia, consecuencia de ahorcamiento. La Policía de ese departamento, en coordinación con su homóloga de Somotillo, investiga el crimen.