Sucesos

“Bochincheros” presos por lesiones


Róger Olivas

CHINANDEGA
Doce integrantes de los grupos juveniles “Los Macizos” y “Los Aráuz”, que a las diez de la noche del domingo último escenificaron una trificulca con botellazos, pedradas y balazos, y que lesionaron a un policía y un menor de edad, recibieron prisión preventiva por parte de Rosario Ibarra, juez primero de Audiencias de Chinandega.
En su acusación, la fiscal auxiliar de este departamento dijo que al presentarse tres oficiales policiales fueron agredidos a pedradas por parte de los bochincheros, y el suboficial mayor Jairo José Bravo Arosteguí acantonado en la delegación policial de El Viejo, resultó con una herida de dos centímetros, cerca del ojo izquierdo, la que ameritó cuatro puntadas, por lo que le quedará una cicatriz visible y permanente.
La representante del Ministerio Público agregó que el acusado, Leonel del Carmen Pineda, detonó una pistola calibre 25 y lesionó a menor de Gerson Mauricio Zamora.
El subcomisionado Carlos Hernández, jefe de la Policía de El Viejo, dijo a EL NUEVO DIARIO que la trifulca duró una hora y ocurrió en la primera calle de la colonia “Mario Carrillo”, donde capturaron a los pleitistas y los remitieron a la Fiscalía de Chinandega, por atentar contra la autoridad y sus agentes, lesiones y alteración al orden público.
Familiares niegan participación
El jefe policial manifestó que junto a miembros de los Comités de Prevención Social del Delito y oficina de atención a la comunidad de la Alcaldía de El Viejo, han persuadido a estos muchachos para que no se enfrenten ni cometan raterías en la ciudad, pero no obedecen.
El oficial aseguró que algunos padres de familia no ponen mano dura a sus hijos, a los cuales consideran “ángeles”, y más bien les hacen daño. “Cuando platicamos con estos muchachos se comprometen a no delinquir, pero son reincidentes desde hace muchos años, y los vecinos no soportan su mal comportamiento”, expresó el subcomisionado Hernández.
Tras concluir la audiencia preliminar, varios familiares negaron la participación de sus parientes en la reyerta y calificaron de injusta la captura.