Sucesos

¿Víctima de violencia


Yahoska Dávila

Crítica es la condición médica de la joven Raquel Díaz Páramo, quien ingresó a la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital “Antonio Lenín Fonseca” con golpes severos en la cabeza.
Familiares de Alonso Gazo Solís, compañero de vida de Raquel, explicaron que la joven de 21 años sufrió un ataque de epilepsia en el momento que iba a montarse en una moto, pero los galenos descartaron esta versión por los daños causados en el cráneo de Raquel.
“Raquel sufrió de un ataque muy fuerte y cayó de la moto, quedando en este estado. Ella fue trasladada al hospital de Rivas, donde posteriormente la trajeron para acá” --Hospital “Antonio Lenín Fonseca”--, dijo Miriam Solís, prima de Gazo.
Médicos sospechan de maltrato físico
Aunque las versiones de los familiares de Gazo aseguran que la joven tuvo un “accidente”, doctores de este centro hospitalario sospechan que Raquel es víctima de violencia intrafamiliar.
“La versión de los familiares del compañero de vida no concuerdan con la condición clínica de Raquel. De salvarse quedaría con lesiones permanentes, tanto físicas como cerebrales”, indicó el doctor Daniel Muñoz.
Según la reconstrucción clínica de los hechos, Raquel pudo haber sido aventada bruscamente de la moto en movimiento, o bien golpeada. Autoridades de este centro asistencial solicitan al Instituto de Medicina Legal hacer las averiguaciones correspondientes, porque la joven podría fallecer en cualquier momento.
Gazo no se ha hecho presente al hospital, sólo su tía Miriam, quien está al pendiente de Raquel, imposibilitada para realizarle los exámenes que necesita. “Él tenía seis meses de convivir con la Raquel, y todo marchaba bien en la relación. Ella era originaria de El Rama y vivía con su sobrino en Rivas, en el Barrio Los Cerros, frente a la escuela ‘José Dolores Estrada’”.
Las autoridades del hospital antes mencionado hacen un llamado a los familiares o amigos de Raquel Díaz, para que se presenten a este centro asistencial, pues su estado es crítico.