Sucesos

Cinismo de mujer en juicio


Lizbeth García

Con una sonrisa, Marisol del Carmen Rodríguez “celebró” la resolución que le permitirá esperar en libertad el juicio oral donde la Fiscalía determinará con la prueba que ofrecieron, que ella fue la persona que supuestamente dio la orden para que un presunto matón ultimara a balazos a Byron José Rodríguez Leiva.
El juicio está programado para el nueve de enero de 2007, en el Juzgado Cuarto Penal de Juicio, pero mientras llega la fecha, la acusada, de 20 años, deberá estarse presentando al juzgado, someterse a la custodia de dos personas y no pasar ni cerca de la casa de su ex suegra, María Elsa Hernández, quien a la vez es madre de la víctima.
Doña María Elsa dijo que no estaba de acuerdo con las medidas cautelares que la Fiscalía solicitó para la acusada, porque Marisol y su compañero de vida, el también acusado José Armas Pineda, de 32 años, se han burlado de ella desde el día del velorio.
Armas está prófugo y tiene una orden de captura emitida por la juez Marta Martínez.
“Desde mi corazón yo pido justicia por la muerte de mi hijo. Ella sabe que mi hijo nada tenía que ver en ese problema. Ahora hay dos niños, uno que acaba de nacer y otro de cinco años, que se quedaron sin padre”, agregó doña María.
Según la acusación, los hechos ocurrieron el 15 de abril, cuando la acusada llegó junto a otras personas a la casa de la víctima, en el barrio Santo Domingo, supuestamente comenzaron a apedrear la vivienda, por lo que doña María se trasladó junto a su hijo Byron José a la misma desde la Quinta Nina, pero al bajar del taxi aparentemente Marisol le dijo a José Armas Pineda: “Ése es, disparale”.
La víctima primero recibió un balazo en el abdomen, y cuando ya estaba en el suelo recibió siete impactos más, pero vivió dos días más hasta fallecer el 17 de abril.
Doña María indicó que el día de los hechos, su ex nuera andaba buscando a su otro hijo, José Daniel Rodríguez, al cual supuestamente habían macheteado.
La defensa de la acusada dijo que ella no es culpable de nada, porque no fue la que disparó. Explicó que si su cliente estaba en el lugar de los hechos, es porque su ex marido, José Daniel, supuestamente le pidió que llegara a traer a la niña que ambos procrearon.