Sucesos

Un “Hulk” hablador, pero llorón


Lizbeth García

Pese a que según los testigos Jamil Noé Aguilar, de 25 años, alias “Hulk”, anduvo presumiendo “que era un tamal pesado”, porque mató a un mesero con su navaja automática, para robarle un reloj, cuando lo remitieron a juicio oral y público tenía la vista nublada por las lágrimas.
“No te preocupés, que vas a salir”, se le escuchó decir a una familiar de Jamil Noé, al tiempo que lo abrazaba cuando la Policía lo estaba conduciendo a prisión por decisión de la juez Sexto Penal de Audiencias, Margarita Romero, quien admitió todas las pruebas propuestas por la fiscal, Evelin López, y decidió confirmarle la medida al acusado y programarle el juicio para el 21 de noviembre de este año.
El homicidio que le achacan a Jamil Noé ocurrió la noche del 31 de agosto, cuando el mesero Franklin René Whea-tly, de 35 años, regresaba de un cumpleaños y se sentó sobre la cuneta de las instalaciones de Laboratorios Ramos. En ese momento, el acusado interceptó a Franklin y quiso arrebatarle un reloj, pero la víctima se resistió y el hechor le asestó un navajazo en el abdomen. El afectado murió a consecuencia de la lesión, minutos después, cuando caminaba en busca de ayuda. La misma noche del crimen, según uno de los siete testigos “claves” propuestos por la Fiscalía, el acusado llegó a una “jugadera de naipes” y contó lo que había hecho, y hasta mostró la navaja llena de sangre.
“Hulk” también los invitó a ir a su casa para ver el vídeo que había grabado de la noticia que informaba de la muerte del mesero. “Éste es el maje que yo apuñalé y murió”, habría dicho el acusado a un testigo que reveló que Jamil Noé les enseñó las imágenes.