Sucesos

¿Defendió a su mujer o se vengó de enemigo?

* Homicidio tiene dos versiones, pero es un hecho que la víctima agredió a la pareja de su agresor antes del crimen

LEÓN
Carlos Javier Cano Ramos, de 27 años, recolector de desperdicios en el basurero municipal de El Fortín de Acosasco, en León, perdió la vida instantáneamente, después de recibir una cortadura profunda a la altura del costado izquierdo del tórax, ocasionada por Edwin Francisco Gómez Granados, de 21 años, con quien tenía rencillas personales desde hace mucho tiempo. El homicida fue detenido por la Policía Nacional.
El señor Benito Adán Alvarado, habitante de la comunidad El Chagüe y recolector de desperdicios en la “Chureca”, ubicada en el sector sureste de León, aseguró que Carlos Javier discutía fuertemente con Oneyda del Carmen Rojas, de 20 años, cónyuge de Edwin Francisco.
De repente, Carlos Javier sacó un tubo metálico y se lanzó contra la mujer para descargarle unos golpes, por lo que intervino Edwin, quien sacó un filoso cuchillo y se lo hundió en el pecho, cerca del corazón. El joven murió instantáneamente, refirió el testigo.
La subcomisionada Lucrecia Munguía, Vocera de la Policía Nacional en León, explicó que Carlos Javier Cano Ramos realizaba tareas de recolección de material para reciclar, al igual que Edwin Francisco Granados. El último se encontraba junto a su compañera de vida.
La discusión entre Carlos Javier y Oneyda del Carmen se produjo cuando el hoy difunto escupió la cara de la mujer. Posteriormente se dio el altercado en el que intervino Edwin Francisco, quien sacó un filoso cuchillo y le asestó una estocada a la altura de la tetilla izquierda a Carlos Javier.
El herido fue llevado a la Sala de Emergencia del Hospital Escuela “Oscar Danilo Rosales”, de León, pero ya había expirado.
Este hecho se dio a las diez de la mañana del jueves 28 de septiembre, en el basurero del Fortín de Acosasco.
La denuncia fue interpuesta ante la Policía por Lilliam Enriqueta Cano, hermana del difunto. Oneyda del Carmen Rojas, cónyuge del homicida, aseguró que desde hace mucho tiempo existían rencillas personales entre el fallecido y ella, pero su esposo actuó en defensa de ambos. Ella tiene cuatro meses de embarazo y dos niños menores de cuatro años.