Sucesos

Hermanos responderán por homicidio y lesiones

* La víctima es un hombre que salió en defensa de su familia, ante el ataque de un yerno infernal

Lizbeth García

La juez Sexto Penal de Audiencias, Margarita Romero, admitió la ampliación de la acusación que la Fiscalía presentó en contra de Rolando José y Dalila Masís Daniwan, por la coautoría de los delitos de homicidio doloso en perjuicio de Max Freddy García Fuentes y lesiones en perjuicio de María Haydée García, la que junto a sus doce hermanos imploró a la Policía que capturen a los que aún andan prófugos.
Norma Calero explicó que “los asesinos” de su marido, Max Freddy García, Caín y Harvin Masís Daniwan, se andan burlando de su familia, de la Policía y de la autoridad judicial en el barrio “Camilo Chamorro”, porque, pese a que saben que tienen orden de captura, “andan muy tranquilos”.
En ese sentido, Calero dijo que teme por la seguridad de sus menores hijos, de tres, cuatro, seis, ocho, diez, 11, 13, 15, 16 y 18 años respectivamente, porque está demostrado que los Masís Daniwan son personas violentas, capaces de matar, pero además comentó que Abel Masís Daniwan no fue acusado, pero sí participó del crimen. Por todo eso le rogó a la Policía que ponga su empeño en la captura de los sospechosos.
Agredió a cuñada menor
Los hechos por los que Rolando y Dalila Masís Daniwan enfrentarán juicio oral y público el próximo 17 de noviembre ocurrieron el 16 de septiembre, cuando Caín, quien actualmente es prófugo de la justicia, llegó ebrio a la casa de su suegro, a buscar a su mujer, Vanesa García, pero como le dijeron que no estaba ahí, se molestó y le pegó a su cuñada, Keylin García.
Max Freddy le reclamó a su yerno por su actitud, pero lo que hizo éste fue ir a su casa a traer un revólver calibre 38 y a sus hermanos armados de tubos, quienes luego invadieron la casa ajena, y Caín amenazó a la víctima, que entró en forcejeo con él, momento en que Rolando José le propinó un tubazo en la pierna derecha provocándole fracturas, indica la acusación.
Freddy cayó al suelo, entonces, salvajemente, Harvin le propinó dos tubazos en la cabeza, dejándolo inconciente. La familia lo auxilió, pero Freddy falleció en el hospital el 19 de septiembre, por trauma craneoencefálico contuso contundente, según revela el dictamen médico que la fiscal Eveling López presentó ayer como prueba de cargo.
Durante la audiencia, el abogado defensor Carlos Garay alegó que la juez no era competente para conocer el proceso en cuanto a Dalila Masís, porque a ella la acusan de haber lesionado a una de las hijas de la víctima, pero la autoridad judicial no dio lugar a la excepción de la defensa, porque no la fundamentó de acuerdo con los requisitos de ley, pero además porque las lesiones que se le achacan a la acusada tienen conexión con el delito más grave: homicidio.
Finalmente la defensa alegó que Rolando José es menor, pero para corroborarlo la juez ordenó al Instituto de Medicina Legal valorar al acusado a fin de determinar su edad biológica, e igualmente giró oficio al Registro Civil de las Personas para que le remitan el certificado de nacimiento del acusado.
Durante la audiencia inicial, la fiscal Eveling López pidió la confirmación del arresto domiciliar para Dalila Masís y la prisión para Rolando José, porque aunque no haya sido él quien le dio los mortales tubazos en la cabeza a la víctima, en conjunto con sus hermanos participó del delito.
La juez dio lugar a la solicitud fiscal después de haber admitido la ampliación de la acusación para tipificar los hechos de homicidio frustrado al consumado, e igualmente dio paso a todas las pruebas ofrecidas para ir a juicio oral.