Sucesos

Sucesos departamentales


Salvado por su esposa
Máximo Rugama / ESTELÍ -Su esposa lo salvó de una muerte segura, pues segundos antes se había colgado de una viga de su casa. Un trabajador comunitario de Villa Esperanza, de nombre José Antonio Flores López, de 39 años, por razones desconocidas intentó terminar con su existencia al colgarse de una viga de su casa. El hombre se salvó de morir ahorcado porque segundos después de lanzarse al vacío llegó su esposa, y junto a varios vecinos lo rescataron, pero ya había sufrido afecciones en el cuello, debido a que estuvo por algunos segundos colgado. Vecinos de José Antonio lamentaron que él haya intentado suicidarse, pues es una persona tranquila y servicial en su barrio, además de ser buen trabajador. Especialistas en psicología recomendaron a la familia que le busquen asistencia para tratar su mal y evitar que en futuro pueda suicidarse.
Previenen robos de medidores
Máximo Rugama / ESTELÍ -Las autoridades de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, junto con la Policía pusieron en práctica un plan para prevenir y enfrentar una ola de robos de medidores del servicio de agua potable que se ha
desatado en los barrios de las zonas periféricas de esta ciudad. Sólo la madrugada de este jueves, los ladrones robaron cerca de veinte aparatos con los que la empresa Enacal mide la cantidad de agua que consume cada usuario. Barrios como el Panamá Soberano, “Oscar Gámez” y “Filemón Rivera”, ubicados en la zona periférica oeste de la ciudad, se han visto sumamente afectados por la acción depredadora de los antisociales que se roban los medidores supuestamente para luego venderlos a empresas privadas o a particulares que los utilizan para fundirlos y o con otros fines. Pero no sólo los barrios de la periferia se han visto afectados con este tipo de delitos, sino también otros como el “Juan Alberto Blandón”, ubicado en la zona sur-central de esta ciudad. En ese lugar los maleantes supuestamente hasta se visten con uniformes con escarapelas, como si se tratara de operarios de la empresa Enacal. Ya funcionarios de la entidad interpusieron formal denuncia ante la Policía de Estelí, para que sus oficiales realicen las investigaciones y poder dar con la identidad de los maleantes. Los daños que provocan a la empresa Enacal con estas acciones son incalculables, ya que además del aparato que se llevan, causan enormes derrames de agua, con lo que perjudican a los usuarios también, porque ya no reciben el servicio. Los maleantes realizan los robos de los medidores en horas de la medianoche o en la madrugada, cuando se dan los prolongados cortes de energía eléctrica y los pobladores se encuentran dormidos. Además, los antisociales aprovechan para cargar con lo que encuentran a su paso. Cada medidor nuevo le cuesta a Enacal más de diez dólares.
Alboroto de ebrios con violentas consecuencias
Máximo Rugama / ESTELÍ -Un policía lesionado, un joven herido por una bala y por arma blanca, además de siete detenidos son el resultado de un hecho lamentable registrado en Villa Esperanza, de la ciudad de Estelí. El joven Evert Joel Mejía García llevó la peor parte porque sufrió una lesión por bala en un pie, cuando supuestamente un policía accionó su arma de reglamento en su contra. También el muchacho sufrió cortaduras en cuatro dedos de su mano, cuando forcejeaba con un policía, ya que éste quería quitarle el arma. Martín Meza, padre del afectado, señaló que ya presentó la denuncia ante las autoridades del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos de Estelí, porque considera que hubo exceso policial y que los capturados en ningún momento estaban alterando el orden público o cometiendo algún ilícito. Entre los jóvenes detenidos se encuentran José Bismarck López Mejía, de 22 años, Holman Giovanni Meza Mejía, de 21 años, Halmar Antonio Meza Blandón y Lenín Benavides Centeno, así como dos adolescentes. Las autoridades policiales indicaron que ellos fueron detenidos por atentar contra la autoridad y sus agentes, así como por exposición de personas al peligro y alterar el orden público. Según versiones de la Policía, los ahora capturados estaban tomando licor en una casa y luego, bajo los efectos del licor, les dio por alterar el orden, y cuando el policía Bismarck Zamora se presentó al lugar de los hechos, fue recibido con violencia.