Sucesos

“Chancletean” a abogado en pasillo de los juzgados

* Hijo de la anciana demandante fue arrestado como supuesto autor

Lizbeth García

Los profesionales de Derecho que litigan en el Complejo Judicial Nejapa solicitaron a las autoridades del Poder Judicial que aumenten las medidas de seguridad que existen en los tribunales, para evitar incidentes como el ocurrido ayer en las afueras del Juzgado Primero Civil de Distrito, donde un supuesto homosexual agredió a golpes al abogado Pompilio Casaya, ocasionándole lesiones en la nariz.
“Considero que el Poder Judicial debe poner más vigilancia, porque nosotros como conocedores del Derecho venimos a litigar y somos unos trabajadores que tenemos que actuar apegados a derecho, y le debemos fidelidad tanto a nuestros clientes como a nuestra carrera y a la ética profesional”, apuntó Héctor Salgado, abogado.
“Una vez una cliente me mandó a amenazar”, recordó el abogado, quien explicó que la población tiene que comprender que los abogados simplemente hacen su trabajo representando a quien corresponda.
Herencia usurpada
Y es que el incidente en los juzgados ocurrió porque Casaya está defendiendo a Antonia Meneses y Mercedes Calero, las que fueron demandadas por doña Fidelia del Carmen Hernández, quien reclama tres manzanas de terreno ubicadas en San Isidro, las que heredó de su padre, pero están ocupadas por las demandadas.
Según la anciana, tiene 30 años de pelear la propiedad porque aparentemente se las entregó a las demandadas con la promesa de que se las pagarían, pero nunca recibió de éstas ni un centavo, “y yo lo que quiero es que me desalojen mi tierrita”, apunta.
Reynaldo de Jesús Escobar Hernández aparentemente se molestó por las acciones que Casaya está haciendo a favor de las demandadas, y supuestamente primero lo agredió a chancletazos por la espalda y luego le propinó un golpe con la mano y el zapato en el rostro.
Sin embargo, Reynaldo alegó que no fue él quien golpeó a Casaya, sino doña Fidelia, quien para evitar infructuosamente que se llevaran preso a su hijo dijo: “Yo le pegué al señor, porque él es un grosero. Si me lo van a echar preso, que me lleven también a mí”, pero las autoridades sólo se llevaron al varón.
Casaya no identificó al agresor, se limitó a decir “me agredieron por gusto. El problema es que yo estoy defendiendo como abogado, pero ella la agarra en mi contra. Yo estoy haciendo mi trabajo. La agresión fue por gusto. Inclusive me agarraron por la espalda”.