Sucesos

Arrollado se negaba a ser llevado al hospital

* Extraña actitud y circunstancias del hecho apuntan a que fue más bien un suicidio que un accidente

Ernesto García

Únicamente un examen de toxicología podría determinar si Ezequiel Ignacio Chavarría Peralta, de 27 años, estaba bajo los efectos de alguna sustancia alucinógena al momento de lanzarse bajo las llantas de un bus en marcha o si lo hecho por él fue un acto suicida.
Las suspicacias sobre el estado de Chavarría, cuando se lanzó contra el bus en marcha, surgen porque éste, ya herido de muerte, se negaba a ser llevado al Hospital “Roberto Calderón”, pues igualmente opuso resistencia al ser atendido por el personal de ese centro asistencial, reveló el inspector de Tránsito del Distrito Cinco, Manuel Acuña.
“Cuando el ayudante del bus bajó en busca de una ambulancia, para que lo llevara al hospital, él (Ezequiel) se negaba, y cuando llegó al hospital también pedía que lo dejaran morir”, aseguró el inspector Acuña, citando testimonios recogidos durante el proceso investigativo. El joven falleció a las diez y media de la mañana de ayer.
De acuerdo con el croquis elaborado por las autoridades de Tránsito del Distrito Cinco, el bus placas MY 086, conducido por Rigoberto González Solórzano, de 55 años, circulaba de este a oeste sobre el carril derecho, cuando impactó con el lado derecho del guardafango delantero y luego le pasó encima la llanta delantera del mismo lado.
Según el testimonio de una señora que regresaba de un culto, el peatón fue quien se lanzó sobre la parte delantera del autobús que apenas arrancaba, luego que varios pasajeros lo abordaran.
La misma testigo habría dicho a la Policía que Chavarría, antes de ser arrollado por el autobús que cubre la ruta Managua- Masaya, fue esquivado por automovilistas, quienes debieron hacer zigzag para evitar ser ellos quienes tuvieran que “dormir” en la Estación Cinco de Policía.
El accidente o acto suicida acarreó inconvenientes a los pasajeros que se transportaban en el bus conducido por González, porque era el último que esa noche cubriría la ruta Managua- Masaya.
Un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO trató de obtener la versión de los familiares de Chavarría, cuando esperaban la entrega de su cadáver en el Instituto de Medicina Legal, sin embargo, uno de éstos, quien únicamente se identificó como tío de la víctima, se negó a brindar información.