Sucesos

Declaran clínicamente muerto a hombre agredido por yerno

* Brutal ataque incluyó golpes, balazos y participación de dos familias

Orlando Barrios

En horas de la mañana de ayer, Max Fredy García Fuentes, de 48 años, fue desconectado de los aparatos que lo mantenían con vida en la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital "Antonio Lenín Fonseca", sitio al cual llegó "gracias" a la salvaje golpiza que le propinó su yerno, Caín Masís Daniwan, y sus hermanos.
Por ese delito fueron acusados en el Juzgado Sexto Penal de Audiencias, además de Caín, Rolando José, Harvin y Dalila Masís Daniwan, cuya situación legal es compleja porque la Fiscalía ampliará la acusación para cambiar la tipificación del delito de homicidio frustrado a homicidio doloso, dado que los médicos establecieron ayer mismo que el paciente clínicamente está muerto.
La juez decretó prisión para Rolando Masís y arresto domiciliar para Dalila Masís, porque a ella sólo la acusan por lesiones en perjuicio de María Haydeé García. Los otros acusados están prófugos. La audiencia inicial del juicio para los reos habidos será el 27 de septiembre.
Cabe señalar que la denuncia fue presentada por Vanesa Suyén García Calero, hija de Max Fredy y cónyuge de Caín Masís Daniwan, de 27 años, presunto autor del hasta ayer tarde homicidio frustrado -–mientras la víctima continuara viva-- ocurrido a las ocho de la noche, en el barrio "Camilo Chamorro", de la Rocargo 11 cuadras al norte.
Según el informe policial de la Estación Seis, Caín Masís llegó a la casa de sus suegros a buscar a su esposa, pero Keylin, una adolescente que también es hija de la víctima, le respondió que no estaba. El energúmeno se molestó y le dio un golpe en el rostro a su cuñada menor, por lo que otra de las hermanas llamó a don Max Fredy, quien le reclamó la cobarde acción al agresivo sujeto.
Vuelve armado y con su familia
Entonces, el autor del homicidio frustrado se fue a su casa, en busca de un arma de fuego, y regresó a la casa de Max Fredy con sus hermanos y su mamá. Del arma se escucharon varios disparos, pero ninguno impactó a la víctima.
Entonces don Max Fredy lo enfrentó a golpes y fue ahí donde intervinieron sus hermanos, Michael Abel, de 22 años, y Rolando, de 18 años, armados con tubos y garrotes. Mientras que la suegra de Vanesa Suyén arañó el rostro a una de las hijas del lesionado, y Yanina, hermana del presunto autor, se sumó al pleito.
El perjudicado resultó con fracturas en el pie derecho, en las costillas y el cráneo, por lo que fue llevado al Hospital Alemán Nicaragüense, y luego fue remitido al Hospital "Lenín Fonseca".
La Policía confirmó ayer que el único detenido es Rolando, y que Caín continúa prófugo de la justicia.