Sucesos

Sicarios ejecutan a productor

* Víctima los había denunciado por amenazas en febrero, pero la justicia los liberó y sólo transcurrió un tiempo para cometer el crimen

Francisco Mendoza

KUSKAWÁS, MATAGALPA -Era una muerte anunciada. Un productor fue asesinado a balazos, y aunque la Policía trató de evitar el crimen con anterioridad, las autoridades judiciales archivaron el expediente por no hallar elementos suficientes para procesar a los acusados.
Así lo señaló el comisionado Cruz Sevilla, jefe de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, quien aseguró que el productor Léster Stulzer Escoto, de 36 años, fue asesinado de varios disparos en diferentes partes del cuerpo cuando se encontraba en su casa, ubicada en la comarca Kuskawás, municipio de Rancho Grande.
El crimen se registró a la una de la tarde, en la propiedad del productor, cuando a ésta se presentaron los sujetos Enrique Blandón Cantarero, Miguel Lumbí López y Juan Blandón Cantarero. Fue Enrique quien disparó el arma en contra del afectado, hasta quitarle la vida, y luego todos se dieron a la fuga.
Problemas de propiedad
El asesinato del productor ya era una muerte anunciada debido a que Stulzer había denunciado ante las autoridades policiales que había sido amenazado de muerte por un grupo de personas, por problemas de propiedad, amenaza que fue hecha realidad este sábado, cuando los tres elementos terminaron con la vida del productor.
Esta denuncia fue confirmada por el comisionado Cruz Sevilla, quien dijo que el dos de febrero del presente año, el señor Léster Stulzer denunció que un grupo de personas, de las cuales dio nombres y apellidos, estaba planificando asesinarlo, tanto a él como al productor Ramón Guzmán, por lo que la Policía realizó un proceso investigativo para confirmar la denuncia.
Las investigaciones realizadas permitieron la detención de los acusados Antonio Castillo, Luz Marina Briones, Henry Briones Chavarría, Domingo Sevilla Aráuz, Augusto Arteta y Alcides Cordero Jarquín, quienes habitaban en la comarca Kuskawás, por lo que este caso fue documentado y remitido a la orden del Ministerio Público, que a su vez lo envió al juzgado correspondiente.
Fue en las audiencias que el juez requirió de unas diligencias investigativas, y a falta de éstas se ordenó la libertad de los detenidos, a quienes además se les ocupó varias armas de fuego, pero esto no fue suficiente para ponerlos en prisión, hasta que sucedió el crimen que ya había sido advertido, aseguró el jefe policial. En este hecho sangriento, que recuerda los atroces crímenes cometidos por bandas delincuenciales a comienzos de los años 90, se señalan que dos de los autores, Enrique y Juan Blandón Cantarero, son hermanos de Vicente Blandón Cantarero, conocido como “El Cadejo”, quien guarda prisión en el Sistema Penitenciario Nacional por una serie de delitos cometidos en contra de la población rural.
Mató a su padre
En el caso del otro participante, Miguel Lumbí López, es buscado por las autoridades policiales del departamento de Jinotega por el delito de asesinato en perjuicio de su propio padre, al que supuestamente mató a sangre fría.
Hasta el momento la Policía Nacional está tras las pistas de los asesinos del productor y de los autores intelectuales, porque se aseguró que los autores materiales del crimen son personas que asesinan por encargo o por dinero.