Sucesos

Ebrio mata a su mujer y se quita la vida

* Relación conductor-odontóloga terminó mal luego de un historial de tres años de violencia * Habían procreado un bebé de sólo año y medio, y los hijos de cada quien lamentan la tragedia

CHINANDEGA
Cegado por los celos y en completo estado de ebriedad, Nelson Martín Padilla Fonseca, de 40 años, asesinó de tres certeros disparos de pistola calibre 9 milímetros, marca Sarsila, a su esposa, la odontóloga Salvadora Azucena Téllez López.
El hecho sangriento ocurrió a las diez y media de la noche del sábado, cuando víctima y victimario discutieron acaloradamente en la vivienda de ambos, ubicada de la gasolinera Shell Guadalupe siete cuadras y media al sur, en el barrio “Camilo Ortega” de esta ciudad.
Luego de dar muerte a su esposa, Padilla Fonseca se propinó dos disparos con la misma arma de fuego en ambas piernas, y murió lentamente tras desangrarse.
El subcomisionado Francisco Ruiz, oficial de guardia de la Policía de Chinandega, confirmó a EL NUEVO DIARIO que recibieron llamada telefónica de un vecino, quien informó acerca de la detonación de varios disparos.
El oficial dijo que enviaron a varios efectivos policiales a bordo de una camioneta patrulla, y al llegar al fatídico lugar no había nada que hacer, ya que ambos estaban muertos.
Tras revisar minuciosamente los cadáveres, el médico forense de Chinandega, Róger Pereira Umaña, aseguró que la odontóloga tenía tres orificios de entrada en la región dorsal media de la espalda, en la espátula (paleta) derecha y hombro derecho, y dos orificios de salida en la región anterior del hombro derecho y región pectoral izquierda a nivel del área cardiaca.
Mientras tanto Padilla Fonseca, quien laboraba como chofer de Florentina Ordóñez, madre del lanzador de las Grandes Ligas, Vicente Padilla, presentaba dos orificios de entrada y salida en ambos muslos, los cuales provocaron hemorragia por laceración de la vena femoral.
A juicio del galeno, las heridas mortales del victimario son atípicas de un suicidio, debido a que generalmente estas personas se disparan en la cabeza, cuello o corazón.
Amenazó a su hijo
El subcomisionado Ruiz afirmó que en el inmueble se encontraba un niño de año y medio, procreado por la pareja, y un adolescente de 16 años, hijo de Nelson Martín, quien trató de impedir el asesinato, pero fue amenazado por su progenitor.
“El muchacho se dirigió a la vivienda de una hermana de la víctima, ubicada a dos cuadras, y al regresar encontraron muertos a ambos cónyuges”, precisó el jefe policial.
Por su lado, el joven Daniel Téllez, hijo de la dentista, relató que regresó de una fiesta de 15 años cuando se encontró con la escena dantesca.
Manifestó que su madre cumpliría el próximo 20 de diciembre tres años de convivir con su padrastro, Nelson Martín, quien cada vez que se emborrachaba se ponía muy violento.
Padilla solía pelear con Salvadora Azucena, quien laboró durante 12 años como odontóloga del Centro de Salud del municipio de Puerto Morazán.
Efectivos policiales incautaron la pistola 9 milímetros y varios casquillos que serán remitidos al Laboratorio de Criminalística, y la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)- Chinandega continúa el proceso investigativo.