Sucesos

Niño envenenado por su abuela

* Policía investiga si fue un accidente o hubo mano criminal

Máximo Rugama

PUEBLO NUEVO, ESTELÍ
Un niño de tres años falleció en el municipio esteliano de Pueblo Nuevo luego que su abuela materna, no se sabe si de forma deliberada o accidental, le dio de tomar agua contaminada con un mortífero veneno que los campesinos utilizan para combatir las plagas de los granos básicos.
El hecho se registró en la comunidad Jamailí, a diez kilómetros al noroeste del casco urbano de Pueblo Nuevo, según informó el teniente Abel Herrera Castillo, portavoz de la Policía esteliana.
Los agentes policiales detuvieron a la abuela y a la madre del niño fallecido, Aracely López Benavides, de 40 años, e Isidra Ramona López Pinell, de 26, para efectos de investigación.
Según la versión policial, el niño le dijo a su abuela que tenía mucha sed, por lo que ésta se dirigió a un recipiente donde almacenaba agua y le dio un vaso del vital líquido, el cual estaba envenenado.
El menor fue trasladado de emergencia al Centro de Salud con Camas del municipio de Pueblo Nuevo inmediatamente después que presentara vómitos, dolores abdominales, sudoración fuerte y desmayo.
El pequeño Denis Ezequiel Pérez López recibió atención médica en ese lugar, pero debido a que la situación era extremadamente delicada, los médicos y enfermeras de turno lo remitieron al Hospital Regional San Juan de Dios, de Estelí.
Tía lo vio morir
En ese centro asistencial estuvo ingresado por algunas horas, pero a pesar de los múltiples esfuerzos realizados, el menor no presentó ninguna mejoría, por lo que posteriormente lo remitieron a un hospital de Managua, adonde no pudo llegar porque expiró en el camino ante los ojos de su tía Fátima Argentina Pérez Olivas, quien estuvo haciéndose cargo de él en ausencia de la madre y la abuela. El cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Managua, donde le realizarán la autopsia a fin de determinar con exactitud las causas del deceso.
El padre del niño, Denis Antonio Pérez Olivas, de 32 años, dijo al interponer la denuncia formal ante las autoridades policiales que sólo conoce la versión sobre el caso que le contaron su esposa y su suegra, ya que él no se encontraba en el momento de la tragedia.
La Policía esteliana, por su parte, profundiza en la investigaciones para determinar si la muerte del menor fue accidental o si se trató de un hecho deliberado. Tanto el recipiente donde estaba almacenada el agua como el vaso que utilizó el menor son objeto de investigación.