Sucesos

Sanguinario condenado a 30 años de cárcel


Lesber Quintero

RIVAS
La juez de Distrito Penal de Juicios, Iveth Toruño, condenó a 30 años de presidio a Ronaldo de Jesús Santos Solís, de 18 años, quien bajo los efectos del licor asesinó a Pedro Antonio Molina López, de 47 años, en el poblado de Sapoá, Cárdenas.
Cabe señalar que la semana pasada un jurado de conciencia encontró culpable del delito de asesinato atroz a Ronaldo de Jesús, quien pereció descuartizado por el sanguinario sujeto.
La historia de este brutal crimen inició en el bar “Los Volcanes”, situado en el costado norte de la antigua aduana de la frontera sur.
Según las investigaciones realizadas por la Policía, en este lugar Santos Solís se encontraba ingiriendo licor, y a las cuatro de la tarde se le presentó la víctima solicitándole un trago, pero como Solís no se lo dio, se molestó e inició a ofenderlo.
Sin embargo, Santos Solís no atendió las ofensas y trató de evitar la riña con su rival, pero éste lo agredió minutos después con un arma blanca, logrando herirlo en los antebrazos.
Esto irritó a Santos Solís, por lo que se fue en busca de un machete para luego seguir a Pedro Antonio, a quien alcanzó frente a la casa de Francisco Javier Fonseca, y lo atacó a machetazos en la cabeza, manos y tórax, hasta dejarlo tendido en el suelo en medio de un gran charco de sangre.
Pedro Antonio falleció cuando era trasladado al hospital de Rivas a causa de un shock hipovolémico y politraumatismo. Producto de los machetazos quedó con ambas manos parcialmente amputadas, con heridas de tres centímetros en ambos antebrazos, dos en los hombros y dos más en la cabeza, de ellas una de diez centímetros y otra de 12 centímetros en el tórax.