Sucesos

Incautan droga y miles de córdobas


Ernesto García

Dos casas consideradas por la Policía como los principales expendios de droga del barrio “Jorge Dimitrov”, fueron allanadas la tarde del miércoles por agentes antidrogas, quienes además de encontrar estupefacientes se llevaron presas a igual número de mujeres.
Rosa Emelina Martínez, cónyuge de Harold Sevilla y Sofía Sevilla Ortiz, compañera de vida de Ramón Urbina Manzanares, son las dos mujeres a quienes la Policía se llevó presa, luego de encontrarles varios gramos de marihuana y piedras de crack en su domicilio.
Las dos casas están ubicadas en el callejón donde habita el sujeto apodado “Cabecita”, quien estuvo preso casi cuatro años por el crimen del primer comisionado post mortem, Cristhian Murguía.
En ambas casas allanadas con órdenes judiciales de jueces capitalinos, además de droga, la Policía ocupó varios miles de córdobas en billetes y monedas de distintas denominaciones, así como objetos de valor, entre los cuales destacan teléfonos celulares que presuntamente los consumidores le dejan a cambio de droga.
En la casa de Harold Sevilla, la Policía tuvo que excavar un sumidero para extraer del mismo una bolsa supuestamente con piedras de crack que al momento del sorpresivo allanamiento fue lanzada hasta el fondo del mismo, supuestamente por Rosa Emelina Martínez.
Le caen a los “Urbinas”
Mientras en la casa de Ramón Urbina, conocida como el expendio de “Los Urbina”, Sofía Sevilla Ortiz forcejeó con los agentes policiales cuando procedían a esposarla, a la vez que les gritaba improperios.
En la casa de Urbina la Policía encontró una caja con un fajo de billetes de 500 córdobas, dinero que, según Sofía Sevilla, corresponde a la venta de una vaca hecha por su marido.
Curiosamente en el baño de esta casa había un orifico en la pared de forma triangular con salida a la calle, lugar por donde, según las autoridades policiales, se pasaba la droga de manera solapada a los clientes.
Además de las dos mujeres, la Policía detuvo a otros dos sujetos, quienes se dieron a la tarea de hostigar a los agentes antidrogas al momento del allanamiento en ese conflictivo barrio.