Sucesos

Mata a su rival y se suicida

* Víctima recibió un machetazo en el tórax y otro en el cuello * Autor del crimen se entregó voluntariamente, pero se ahorcó en una de las celdas

Colaboración
EL CRUCERO, BOACO
De dos machetazos fue asesinado el joven Ronald Andrés Escorcia, en la comarca El Crucero, municipio de Teustepe, departamento de Boaco, por su amigo, Jorge Ernesto Sandigo Ruiz, de 25 años, al descubrir que tenía un romance con su mujer.
Según investigaciones de la Policía Nacional de Boaco, a las nueve de la noche, el autor se presentó a la vivienda del difunto cuando dormía y aprovechó para propinarle las dos heridas mortales; una en el tórax y otra en el cuello, las cuales le provocaron una hemorragia masiva.
Se conoció que el ahora fallecido tenía un tórrido romance con la compañera de vida del homicida, Gladys Martínez, por lo que en los últimos días, Jorge Ernesto amenazó de muerte a su rival, de quien aseguraba le robó el amor de su vida.
La Policía Nacional ocupó el machete que utilizó el homicida, el que estaba cerca del cadáver. El autor ingresó fácilmente a la vivienda por la vulnerabilidad de la misma.
En horas de la mañana de ayer, los familiares del ahora finado presentaron formal denuncia en la Policía.
Sin embargo, el autor del crimen se entregó de forma voluntaria a la Policía, a la que le confesó que él había matado a Ronald Andrés.
Detenido portaba navaja
El homicida fue trasladado a una celda de la jefatura departamental, y en una requisa corporal las autoridades policiales le encontraron una navaja prensada en el bolsillo, con la que se presume pensaba suicidarse.
Pero eso no fue suficiente para detener las intenciones suicidas de Jorge Ernesto, ya que a las diez de la mañana utilizó su pantalón, el que sujetó a las reglas del techo de la celda, para ahorcarse. El cadáver fue encontrado horas más tarde por los oficiales de turno.
Todo hace indicar que el suicidio se debió al hecho de que mató a su amigo. Los dos cuerpos fueron valorados por el forense.
Una muerte por “guaradas”
Asimismo, don Gonzalo Cano Sánchez, de 40 años, originario de Boaco, fue hallado sin vida con una puñalada en el tórax. Según testigos, el ahora difunto llevaba varios meses ingiriendo licor y siempre se reunía con sus “amigos” de tragos en una finca.
Se presume que el móvil del crimen obedezca a una disputa por un trago de ron, por lo que su victimario lo redujo con una herida mortal.
La Policía Nacional de Boaco realiza las respectivas investigaciones para dar con el paradero del autor del crimen.