Sucesos

Mata a soldado porque le respondió a insultos

* Víctima se enfrentó a golpes con otro joven, quien cobardemente le disparó con un arma que portaba y huyó

Moises Centeno

BONANZA, RAAN
Responder en el mismo tono y términos a varios jóvenes que lo insultaban a más no poder, incluyendo la mención de su progenitora, fue la causa del homicidio del soldado del Ejército de Nicaragua Ervin Efrén Moncada Larios, de 23 años, quien perdió la vida de un disparo de un arma calibre nueve milímetro que le perforó el tórax la noche del domingo último, presuntamente a manos de Álvaro Flores Romero, de 19 años, con quien discutió y se lio a golpes en el barrio “Jorge Dimitrov”, en el municipio de Bonanza, Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).
La víctima se dirigía al inmueble de Marlene Chavarría, en el mencionado barrio, donde compraría gaseosas y cigarrillos, cuando a las nueve de la noche del domingo se encontró con tres jóvenes que caminaban tomando licor y quienes al ver al militar, pero vestido de civil, supuestamente le profirieron una ristra de insultos personales.
En los incesantes improperios afloró el aborrecimiento del grupo de muchachos contra las fuerzas castrenses y contra el soldado, de quien se burlaban, y aprovecharon para descargar todo el odio visceral que sentían por Ervin Efrén, quien les respondió y advirtió de las consecuencias, sin imaginar que hacerles caso a los individuos le costaría su propia existencia.
¡Sacala y balealo!
El fatal desenlace se dio cuando el hoy occiso y el señalado autor, quienes se encontraban frente a frente, subieron el tono de los dime que te diré, al punto que se enfrentaron con sus puños, pero como el soldado superaba a su contrincante, supuestamente Johnny Siles Mercado, parte del grupo, le dijo a Álvaro Flores que sacara la pistola y baleara al soldado, tal como ocurrió, según la investigación preliminar de la Policía Nacional en Bonanza.
En el rostro del infortunado militar se notaban heridas y golpes, pero de acuerdo con la versión policial, debido a la caída frontal de la víctima tras el disparo que le perforó la región torácica su muerte fue instantánea.
Ignacio Moncada, progenitor del soldado del Ejército --a quien encontramos al lado de la cama donde estaba el cuerpo inerte de su hijo totalmente abatido por la desgracia--, exigió entre sollozos a la Policía el esclarecimiento del caso, la captura de los involucrados y que caiga todo el peso de la ley contra éstos.
Moncada dijo que su vástago, quien estaba asignado a la unidad militar de Bonanza (de donde era originario), se encontraba de permiso al momento de suscitarse la tragedia.
Su cuerpo fue sepultado ayer martes en el cementerio de esta localidad, en tanto el presunto autor de los disparos y sus acompañantes huyeron del poblado y aún no han sido localizados, informó el teniente José Alex Chacón Mora, jefe policial de esta localidad.