Sucesos

Despiadado ataque a machetazos

* Joven recibió al menos 16 filazos, y pereció en el acto después de reclamar a su “amigo” de tragos que pusiera dinero para comprar más licor

Alberto Cano

DIRIAMBA, CARAZO
Pobladores de la comarca San Juan de Las Sierras, de Diriamba, están aterrorizados después que fue masacrado a machetazos el joven Edward Antonio Aguilar Mercado, de 22 años, a manos de su “amigo” de tragos, Elvin Arteaga Selva, de 26, quien se enojó cuando la víctima le echó en cara que no fuera “coyote” y que diera dinero al menos para media botella, porque el guaro se estaba terminando.
Junto a los dos hombres se encontraba Emilio García Baltodano, de 28 años, quien señaló que todo iba de maravilla en la cantina hasta que Aguilar notó que el “guaro lija” estaba acabándose y al primero que le echó en cara que estaba tomando de gratis fue a Elvin.
Impotente
El increpado, herido en su dignidad de bebedor, sacó un machete con el cual comenzó a repartir machetazos al que hasta en ese momento ponía la plata y, por lo tanto, estaba “mandando en el baile”, Edwar Antonio Aguilar Mercado, en cuya humanidad descargó al menos 16 filazos.
Aguilar perdió los dedos de la mano izquierda con el primer machetazo, otro le abrió la nuca y así siguió recibiendo filazos hasta que su cuerpo quedó todo destrozado a consecuencia del despiadado ataque frente al cual lució impotente, porque Arteaga parecía ensayar su participación en una película de terror, tal como dijo una anciana de la comunidad.
Doña Juana María Madrigal asegura que en su vida jamás había visto algo parecido, sólo en las películas y en las noticias que a diario suceden en otros lugares, pero esta comunidad siempre ha sido pacífica, es primera vez que se da un crimen tan espeluznante en este lugar.
La dama se pronunció para que las cantinas sean eliminadas, porque son antros de vicio, muerte y dolor, y los únicos que lucen complacidos son los cantineros.
La Policía ayer informó que el asesino fue detenido cuando intentaba enterrar el machete con el cual mató al joven Aguilar, en tanto que el forense determinó que la causa de la muerte del campesino fue por una hemorragia masiva producto del desmembramiento del cuerpo, que tenía heridas por todas partes.