Sucesos

Ahogado y con golpes en el cráneo


Alberto Cano

DIRIAMBA, CARAZO -La Policía de esta ciudad sigue investigando cómo perdió la vida el jovencito Christopher Avellán Reyes, de 15 años, cuando junto a otros escolares participaba de la fiesta de coronación de la reina del Instituto Academia Santa María, de Diriamba.
Aunque inicialmente se manejó que Christopher murió ahogado en la piscina del centro recreativo donde se desarrolló el evento, el sábado por la noche surgieron dudas, ya que el cadáver presentaba golpes en la región craneal, según lo que ayer se filtró a los periodistas.
Avellán, quien ayer fue sepultado en Diriamba, ante la enorme consternación de familiares y amigos, llegó al restaurante Quinta Lupita, ubicado en la carretera Diriamba-Jinotepe, y pasadas las diez de la noche lo que parecía una fiesta tranquila se convirtió en tragedia cuando alguien dio aviso de que en la piscina estaba flotando el cadáver del adolescente, por lo que de inmediato la guardia operativa llegó al lugar.
Al enterarse de la tragedia, muchos padres criticaron la actitud de los encargados del local, quienes descuidaron el área de la piscina, a sabiendas que algunos chavalos andaban con sus tragos, aun cuando la fiesta era organizada por las religiosas que regentan el colegio, uno de los más prestigiados de Carazo.
Según la Policía, el dictamen inicial indica que el joven Avellán murió por sumersión, pero ahora surge la duda de que fue golpeado, ya que otros estudiantes aseguran que momentos antes de que el joven apareciera flotando en la piscina, que por cierto no es tan profunda como para ahogarse, se armó un pleito y no se sabe si alguien agredió al muchacho y lesionó de tal forma que cayó al agua y no pudo evitar ahogarse.
Familiares del jovencito, mientas tanto, también confiaron en que la Policía llegará al fondo del asunto y si hay responsables que éstos paguen por la muerte del muchacho, mientras el caso aún esta en investigación.